08 de enero de 2019
08.01.2019
Seguridad

Alarma en el sector del taxi tras el séptimo ataque en un mes por ladrones violentos

El último robo se produjo de nuevo en Cala Major, donde propinaron una paliza al taxista - La Policía busca a un grupo de jóvenes que podrían ser autores de cuatro asaltos

08.01.2019 | 02:45
Un taxi recoge a una usuaria en la Plaza de España de Palma, en una imagen de archivo.

Un nuevo asalto violento a un taxista de Palma, el segundo en 24 horas y el séptimo en el último mes, según fuentes del sector, ha desatado el miedo entre los profesionales. El escenario del último atraco ha sido de nuevo Cala Major, donde tres jóvenes propinaron una paliza al chófer para robarle. La Policía Nacional se ha movilizado para atrapar a un grupo de delincuentes que podrían ser autores de varios de los robos, mientras representantes de los taxistas reclaman ayudas para mejorar los sistemas de seguridad en sus vehículos y confirman que ya hay muchos conductores que se niegan a trabajar por las noches.

El último atraco se perpetró sobre la una y media de la madrugada de ayer. Tres jóvenes –dos chicos y una chica– de apariencia sudamericana pararon un taxi en las proximidades de sa Faixina y le pidieron que les llevara a Cala Major. Una vez llegados al destino uno de los jóvenes inmovilizó por detrás al chófer mientras el otro le propinaba repetidos puñetazos y la chica le quitaba el dinero de la recaudación, unos 120 euros. El taxista quedó aturdido por los golpes y los asaltantes tuvieron la sangre fría de salir, abrir el maletero y registrarlo en busca de otros efectos de valor antes de darse a la fuga. La víctima recibió cinco o seis puñetazos, aunque no sufrió lesiones graves.

Un taxista apuñalado


Es el segundo asalto a un taxista en apenas 24 horas, después de que otro taxista resultara herido en una mano al ser apuñalado por dos atracadores en la plaza Mediterráneo de Palma. En este caso fueron dos los asaltantes, que solicitaron un taxi por teléfono a través de una emisora. Le pidieron que les llevara a la plaza Mediterraneo y una vez allí uno de ellos amenazó al conductor con un cuchillo. Él mantuvo un forcejeo con ellos y sufrió un corte en una mano.

La semana anterior se registraron otros dos asaltos violentos a taxistas, también en un lapso de 24 horas, perpetrados al parecer por los mismos individuos, con la peculiaridad de que ambos ocurrieron en Cala Major. En la madrugada del 28 de diciembre tres jóvenes que habían subido al taxi en la Plaza de España propinaron una tremenda paliza a un taxista para robarle la recaudación y varios efectos de valor que llevaba en el interior de vehículo. Al día siguiente fueron cuatro individuos quienes se subieron a un taxi en el Paseo Marítimo. Le pidieron que les llevara también a Cala Major y una vez allí le propinaron golpes y le sustrajeron el dinero que llevaba.

El presidente de la Asociación de Autónomos del Taxi, Biel Moragues, informó ayer de que había tenido conocimiento de que una mujer taxista había sido también asaltada en los últimos días en Palma a las once de la mañana. Al parecer en este caso los atracadores no golpearon a la víctima, que no ha presentado denuncia.

Biel Moragues añadió que a lo largo del último mes han sido siete los taxistas de Palma que han sufrido ataques en diferentes circunstancias. De ellos, tres o cuatro atracos podrían ser obra de los mismos individuos.

La Policía Nacional lleva a cabo intensas gestiones para tratar de capturar a esta banda, mientras que la oleada de asaltos ha provocado una gran tensión en el sector. Moragues confirmó que ya hay muchos conductores que prefieren no salir a trabajar por las noches ante los reiterados atracos, e incluso algún profesional que se está planteando vender la licencia.

Entre algunos grupos de taxistas se ha propuesto dejar de salir por las noches como protesta por la inseguridad que padecen, una medida que podría provocar grandes trastornos a los usuarios del servicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook