04 de diciembre de 2018
04.12.2018
Investigación

El padre del bebé fallecido en Andratx cayó por la escalera al tropezar con su perro

La criatura, de siete meses, falleció pese a los esfuerzos de sanitarios y policías

04.12.2018 | 17:56
PAC de Andratx donde ha acudido el padre tras el accidente. A la izquierda de la imagen, el vehículo del hombre.

Un bebé de siete meses de edad falleció ayer a causa de un terrible accidente ocurrido en una casa de campo ubicada en la carretera de Andratx a Estellencs. El padre bajaba unas escaleras con la criatura en brazos cuando tropezó con un pequeño perro de la familia y se precipitó al suelo. El hombre quedó inconsciente a causa del golpe y cuando se recuperó se encontró con que el bebé estaba amoratado y no respiraba. Lo llevó a toda prisa en su furgoneta hasta el pac de Andratx, donde los médicos lo encontraron ya en parada cardiaca. Los facultativos le realizaron maniobras de reanimación y fue evacuado con urgencia a Son Espases, con dotaciones de la Policía Local abriendo paso al vehículo sanitario, pero todo fue en vano. En el hospital de Palma certificaron la defunción del bebé.

Según informaron fuentes de los distintos organismos de emergencia, el accidente ocurrió sobre las diez y diez de la mañana, en un chalé en obras de la familia, en la carretera de Andratx a Estellencs, en las proximidades del Coll de sa Gramola. Según las primeras indagaciones realizadas por la Guardia Civil y la Policía Local de Andratx, el padre, un hombre de 38 años, había acudido con su bebé, un niño de siete meses a la casa de campo, donde estaban realizando obras de reforma.

En la finca la familia tiene tres perros. El hombre bajaba con el bebé en brazos por unas escaleras exteriores de hormigón, todavía en obras, cuando uno de los perros, un ejemplar de pequeño tamaño, se habría metido entre sus piernas y le habría hecho caer.

El hombre y el bebé cayeron desde varios escalones de altura y se golpearon contra el suelo. El padre quedó inconsciente tras el accidente y, cuando se recuperó, se encontró con que el bebé estaba tendido en muy mal estado. No respiraba y se había puesto amoratado.

El hombre metió al bebé en su furgoneta y lo llevó a toda velocidad a Andratx, a unos cuatro kilómetros de distancia. Allí aparcó enfrente del PAC y pidió ayuda desesperado. De inmediato el personal sanitario examinó al bebé y comprobó que no tenía pulso. Los facultativos le realizaron las maniobras de recuperación cardiopulmonar mientras pedían con urgencia una ambulancia al 061.

Tras tener conocimiento de lo ocurrido, la Policía Local de Andratx, junto a Guardia Civil y Policía Local de Palma pusieron en marcha una alerta verde. Dos motoristas abrieron paso al vehículo sanitario mientras otras dotaciones cortaban el tráfico en los principales cruces hasta el hospital de Son Espases. Durante todo el camino los sanitarios estuvieron practicando las maniobras de reanimación al bebé. En el centro sanitario les estaba esperando un equipo, que atendió de inmediato al bebé, pero todos los esfuerzos resultaron en vano. El pequeño había fallecido.

Durante las horas siguientes un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil realizó una inspección en la casa donde se produjo el accidente y estaba previsto que se le tomara declaración al hombre para determinar lo ocurrido. A falta de la conclusión de la investigación, todos los datos en poder de los agentes apuntan a que se trató de un desgraciado accidente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook