27 de noviembre de 2018
27.11.2018

El pirómano reaparece quemando ocho contenedores en dos noches

En lo que va de año el incendiario ha quemado 267 depósitos de residuos valorados en 267.000 euros

27.11.2018 | 02:45
El pirómano reaparece quemando ocho contenedores en dos noches

Depósitos con alarma en caso de incendio

  • La tecnología puede servir de cortafuegos y atajar la escalada vandálica del incendiario en Palma. Unos contenedores, equipados con un dispositivo de alarma al subir la temperatura, podría ser la solución para poner en evidencia al pirómano 'in fraganti'. El ayuntamiento de Zaragoza está probando seis de estos nuevos depósitos provistos de esta sistema 'chivato'. El problema que se ha planteado en la capital maña es muy similar al que azota a  Palma. Los daños de estos actos vandálicos tanto en una como en otra ciudad se cifran en cientos de miles de euros.

El incendiario reaparece y quema ocho contenedores en dos noches. El pirómano no tuvo reparos en actuar en Palma el domingo por la tarde, justo cuando se acababa de esfumar la luz solar. Prendió fuego a cuatro contenedores en la calle Darwin, a escasa distancia de la rotonda que da acceso al Coll d'en Rabassa. Anoche fueron tres los contenedores que quemó en la zona del Torrent dels Jueus, entre Palma y Llcumajor. Con esta nueva acción vandálica, son 267 el número de depósitos de residuos incendiados en lo que va de año. El coste de su sustitución por uno nuevo, transporte e instalación asciende a 267.000 euros. Por otro lado, ayer por la tarde se originó otro incendio que destruyó un contenedor en la calle Indalecio Prieto, en Son Gotleu, aunque los primeros indicios apuntaban a que se trataría de un fuego accidental.

Los hechos ocurrieron sobre las 19.20 horas del domingo en la calle Darwin de Palma, cerca de la rotonda del Coll d'en Rabassa. Tras recibir el aviso de emergencia, una dotación de Bombers de Palma acudió al lugar y sofocó las llamas. En apenas media hora, el fuego estaba extinguido y los bomberos regresaron al parque. No obstante, fue tiempo suficiente para que causara grandes daños en los depósitos, ya que todo apunta a que utilizó una sustancia acelerante.

Durante el presente mes de noviembre, el incendiario ha desplegado una actividad frenética. Una de sus acciones más osadas tuvo lugar la madrugada del pasado viernes 16 de noviembre a tan solo 70 metros del edificio de la Jefatura Superior de Policía de Balears. Cuatro contenedores ardieron en la calle Ramón y Cajal. El fuego afectó también a un árbol y a la fachada de la antigua fábrica Firestone abandonada.

Apenas 24 horas después, el pirómano volvió a las andadas. Sobre las dos de la madrugada del sábado 17 de noviembre prendió fuego a dos contenedores en la calle Gabriel Alzamora de Palma. Por fortuna los bomberos sofocaron las llamas antes de que causaran males mayores. Entre las diez y las once de la noche, volvió a actuar. En esta ocasión prendió fuego a otro depósito de la calle Diego Zaforteza de la Playa de Palma.

La Policía Nacional activó un dispositivo especial para tratar de atrapar al escurridizo incendiario. El despliegue consta de agentes de paisano y uniformados para intentar sorprender al autor de estos fuegos. También cuentan con el apoyo de la Policía Local. Hasta el momento sin éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook