15 de mayo de 2018
15.05.2018
Investigación

Un atracador pega una brutal paliza a una empleada en un salón de juegos en Manacor

La mujer, de 55 años, se encuentra en el hospital Son Espases en estado grave con fracturas en el tabique nasal y la mandíbula

15.05.2018 | 23:49
El atracador, en primer plano, con la víctima en el suelo (izquierda), en una imagen recogida por la videocámara del establecimiento durante el asalto. A la derecha, otro fotograma de la filmación.
Fue un asalto de una violencia desproporcionada. Un atracador armado con un martillo irrumpió ayer de madrugada en un salón de juegos de Manacor, propinó una brutal paliza a una empleada dejándola herida grave y huyó del lugar con un botín de unos 2.000 euros. La Policía Nacional investiga la autoría del asalto. El sospechoso llevaba una gorra para taparse el rostro y trataba de evitar las cámaras de videovigilancia.

Iba armado con un martillo. Nada más entrar en el local, en la planta de abajo, se dirigió hacia la única trabajadora que se encontraba en la zona y se ensañó con ella. Sin mediar palabra, empezó a pegarle puñetazos, patadas y la golpeó incluso con una botella de cristal. La mujer quedó gravemente herida.

La víctima, española y vecina de Son Servera de 55 años, se encuentra ingresada en el hospital de Son Espases, pendiente de ser intervenida quirúrgicamente. Sufrió una fractura del tabique nasal y una doble fractura de la mandíbula, además de numeros golpes por todo el cuerpo. "Ahora está en estado de shock. Le han dado una paliza 'de perro'. El atracador la ha destrozado por completo, le ha roto la nariz y la mandíbula por dos lados", indicó ayer por la tarde su pareja.

Los hechos ocurrieron ayer, sobre las dos y media de la madrugada, en un conocido salón de juegos recreativos ubicado en la Ronda des Port, en Manacor, junto a los multicines de la localidad. Un hombre con una gorra y armado con un martillo accedió al establecimiento, se introdujo en la planta de abajo y, directamente, se fue a por la única empleada que se encontraba en el lugar.

El asaltante actuó con una violencia desmedida. De repente, empezó a pegar puñetazos en la cara a la mujer. "Ha ido directamente a por ella y le ha dado una paliza tremenda", manifestó ayer su compañero sentimental. La perjudicada no tuvo opción de defenderse. Recibió una lluvia de golpes incluso estando ya en el suelo.

El atracador le propinó puñetazos, patadas y también la golpeó con una botella de cristal. Cuando la víctima yacía en el suelo malherida, el sospechoso forzó la caja registradora del local haciendo palanca. Según los primeros datos recabados, se apoderó de unos 2.000 euros y, poco después, se dio a la fuga.

El asaltante parecía conocer el establecimiento con anterioridad, ya que trató de burlar las cámaras de seguridad durante el atraco y continuamente intentaba taparse la cara. Pese a ello, la Policía cuenta con un vídeo en el que se puede ver al sospechoso manipulando la caja registradora mientras la trabajadora está tumbada en el suelo.

Una vez el hombre se hizo con el botín y huyó del lugar, la víctima trató de incorporarse como pudo y accionó el botón de alarma del local. Rápidamente, se movilizaron las patrullas de la Policía Nacional, la Policía Local de Manacor y los servicios sanitarios.

Un equipo médico atendió a la mujer herida y la trasladó en ambulancia al hospital de Manacor en estado grave. Posteriormente, la paciente fue derivada al hospital de Son Espases, en Palma. Sufrió diversas fracturas en el rostro y hoy estaba previsto que la operaran.

La Policía Científica realizó una detenida inspección ocular en el salón de juegos de la Ronda des Port para buscar huellas del atracador, que no llevaba guantes. Los agentes están analizando las imágenes de las cámaras de videovigilancia en las que aparece el hombre. Ayer de madrugada se produjo otro robo en otro salón recreativo del municipio, pero no se utilizó esa violencia. La Policía Nacional investiga ambos casos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook