11 de abril de 2018
11.04.2018

Condenado por abusar sexualmente de la hija de su compañera en Palma

El hombre sometió a repetidos tocamientos en los genitales a la joven cuando tenía diecisiete años

11.04.2018 | 02:45
Un hombre de 48 años admitió ayer en el juicio haber abusado sexualmente de la hija de diecisiete años de su compañera sentimental repetidas veces y aceptó pagar una multa de casi 4.000 euros, en el juicio que se celebró ayer en un juzgado de Palma.

El acusado se enfrentaba a una petición fiscal de cuatro años y medio de prisión como autor de un delito continuado de abusos sexuales y otro de tentativa. Finalmente su defensa llegó a un pacto con el fiscal y el hombre se declaró culpable a cambio de una sustancial rebaja de la condena, que queda en el pago de una multa y una indemnización, así como cuatro años de libertad vigilada y cuatro años de alejamiento de la víctima.

Según los hechos recogidos en el escrito de acusación de la fiscalía, y que el hombre admitió como ciertos, en fechas comprendidas en los meses de mayo y junio de 2015 y durante dos semanas, el acusado sometió a tocamientos en el vientre y los genitales, por encima y debajo de la ropa, a la hija de su compañera sentimental, que además era sobrina suya, y que en aquella época tenía diecisiete años de edad.

Los abusos ocurrieron en el domicilio en el que convivían, en Palma, y cesaron cuando la joven se marchó a estudiar fuera.

Posteriormente, en el mes de julio del año siguiente, cuando la joven ya era mayor de edad y fue a pasar las vacaciones de verano a casa de su madre, el hombre habría intentado continuar con los abusos. En varias ocasiones trató de manosearla, si bien en estas ocasiones la joven logró impedirlo, le apartó e hizo que la dejara en paz.

Tras descubrirse los presuntos abusos, el hombre fue detenido por la Policía en julio de 2017. La fiscalía le acusó de un delito continuado de abusos sexuales y de otro intentado. Por el primero le reclamaba una pena de tres años de cárcel y otra de 18 meses por el segundo.

El juicio se celebró ayer en un juzgado de lo penal de Palma. La defensa del acusado alcanzó un pacto con la fiscalía y el acusado admitió su culpabilidad. Fue condenado al pago de una multa de cuatro euros diarios durante 32 meses, lo que supone un total de 3.960 euros y a indemnizar a la víctima con otros 4.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook