Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Condenado por abusos sexuales reiterados a su hijastra de 16 años en su casa en Palma

El acusado aceptó una pena de 22 meses de multa a razón de 6 euros diarios - El hombre, de 35 años, realizó tocamientos íntimos a la menor una veintena de veces en 2013 y 2014 - También le ofreció dinero para que se desnudara y la espió por el agujero de la cerradura del baño cuando se duchaba

El imputado, de 35 años, fue condenado la semana pasada en la sede de Vía Alemania.

El imputado, de 35 años, fue condenado la semana pasada en la sede de Vía Alemania. b.p.

Un juzgado penal de Palma ha condenado a una pena de multa a un hombre por abusar sexualmente de forma reiterada de su hijastra cuando contaba 16 años de edad en el domicilio familiar en la ciudad entre 2013 y 2014. El sospechoso, de 35 años, sometió a la adolescente a tocamientos íntimos en una veintena de ocasiones. La mayoría de veces aprovechaba cualquier circunstancia para abusar de ella y tocarle los pechos y las nalgas. Así, cuando la menor estaba sentada frente al ordenador o bien fregaba, el hombre se propasaba. En una ocasión, llegó a acariciarle los genitales por encima de la ropa y en otra, le dijo que si se desnudaba para él, le daría dinero. Finalmente, el acusado fue sorprendido 'in fraganti' una tarde de enero de 2014 cuando miraba por el agujero de la cerradura del baño mientras la víctima se duchaba desnuda. Fue su compañera sentimental, la madre de la adolescente, quien le descubrió espiando a su hijastra.

El juicio contra el imputado estuvo señalado tres veces en Palma, pero las sucesivas vistas acabaron suspendiéndose por varios motivos, entre ellos, por la incomparecencia de la perjudicada y de la madre de esta. En la última ocasión, el magistrado incluso llegó a imponer una sanción de 1.000 euros a la progenitora por no haberse personado en la sede judicial, pese a haber estado correctamente citada como testigo.

La semana pasada, el acusado, un ciudadano de origen paraguayo sin antecedentes penales, acudió al edificio de Vía Alemania, en Palma, y confesó los hechos. El hombre se declaró culpable de un delito continuado de abuso sexual.

Ante el reconocimiento de los cargos, la fiscalía le rebajó su petición de condena y el magistrado encargado de enjuiciar el caso dictó sentencia 'in voce' y le impuso una multa de 22 meses con una cuota diaria de seis euros. Inicialmente, el sospechoso se enfrentaba a una pena de tres años de prisión.

Durante más de un año

Los abusos a la menor se sucedieron a lo largo de todo un año. Según la versión del ministerio público, durante 2013 y principios de 2014, el acusado, de 35 años, realizó tocamientos íntimos de forma reiterada a la hija de su pareja sentimental.

Estos hechos ocurrieron en el domicilio donde todos ellos convivían en Palma. Los abusos sexuales se repitieron en una veintena de ocasiones y el imputado actuaba con una "evidente intención libidinosa". La mayoría de veces el hombre tocaba a su hijastra en los pechos y los glúteos y en una ocasión le tocó los genitales por encima de la ropa. Cuando la víctima estaba sentada ante el ordenador, le acarició los pechos y otra vez, aprovechando que ella fregaba, le tocó repetidamente en esa zona. El padrastro también le indicó que si se desnudaba para él, le daría dinero. Según el fiscal, el pasado 6 de enero de 2014, sobre las siete y media de la tarde, fue sorprendido espiándola por el agujero de la cerradura del baño cuando ella se duchaba.

Compartir el artículo

stats