25 de junio de 2014
25.06.2014

Condenado un padre por herir a su hijo de seis años con un cuchillo en el cuello

El progenitor, de 37 años, aceptó ayer una pena de trabajos en beneficio de la comunidad por maltrato doméstico al niño en la zona de Capdepera

25.06.2014 | 00:54
Un juzgado penal de Palma ha condenado a un padre por herir a su hijo de seis años de edad colocándole un cuchillo en el cuello tras discutir con él en junio de 2013 en la zona de Capdepera. El progenitor aceptó ayer una pena de 50 días de trabajos en beneficio de la comunidad después de confesarse autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar.

Además, el hombre, de 37 años y natural de Egipto, también se conformó con la privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante un año y la prohibición de acercarse a la víctima en una distancia de 200 metros por un plazo también de un año.

El acusado discutió con el menor y le dijo que le causaba muchos problemas mientras hacía movimientos con un cuchillo que también utilizaba para comer. Luego, le puso el arma blanca en el cuello por la parte que no corta y le provocó una dermoabrasión, una lesión leve, según la versión de la fiscalía.

La víctima, un niño de corta edad, confirmó los hechos hace varios días cuando declaró ante el magistrado del juzgado de lo penal número 4 de Palma, encargado de enjuiciar el caso. El menor fue muy claro y contundente al testificar durante la prueba anticipada. Ayer por la mañana, su padre, de origen egipcio, compareció en la sala. Al inicio de la vista oral, el hombre, junto con su defensa, alcanzó un acuerdo con el fiscal y finalmente admitió los cargos y se conformó con trabajos en beneficio de la comunidad. Inicialmente, se enfrentaba a una petición de pena de seis meses de cárcel por un delito de lesiones en el ámbito familiar.

Los hechos ocurrieron el pasado 16 de junio de 2013, sobre las dos de la tarde, cuando el progenitor comía con su hijo de seis años en la tienda en la que trabajaba en los alrededores de Capdepera. Ambos empezaron a discutir y el imputado le dijo que le causaba muchos problemas. Mientras tanto, realizaba movimientos con el cuchillo con el que cortaba el pollo, llegando a pasarlo por el cuello del niño por la parte que no corta, lo que le produjo una dermoabrasión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook