06 de febrero de 2011
06.02.2011

Cuatro guardias civiles salen ilesos tras incendiarse y hundirse la patrullera en la que navegaban

La embarcación se quemó a 27 millas de la bahía de Palma ayer por la mañana y se fue a pique en alta mar

06.02.2011 | 07:30
Cuatro guardias civiles lograron ponerse a salvo y resultaron ilesos ayer por la mañana tras incendiarse y hundirse la patrullera en la que navegaban a unas 27 millas de la bahía de Palma. Los agentes se vieron obligados a escapar en una embarcación auxiliar ante el riesgo que corrían cuando las llamas alcanzaron grandes dimensiones. El fuego se declaró sobre las diez de la mañana en alta mar y la embarcación Río Alfambra, una de las más potentes y veloces de las que dispone el Instituto Armado, sufrió graves daños.
Los especialistas trataron que la nave no se fuera a pique y colocaron flotadores de aire alrededor del casco, pero el barco se levantó de la popa y finalmente naufragó en alta mar. Efectivos de Salvamento Marítimo colaboraron en las tareas para intentar reflotar la embarcación siniestrada. La Río Alfambra era una de las patrulleras más nuevas de la Guardia Civil. Fue inaugurada el pasado 10 de julio de 2006 en Palma y su cometido era la vigilancia marítima y pesquera en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando.
El incendio en la patrullera de alta velocidad se produjo por la mañana en la sala de máquinas. El fuego se inició en uno de los motores cuando la nave se hallaba a 27 millas al sudoeste de la bahía de Palma y en poco tiempo la embarcación fue pasto de las llamas. La Río Alfambra empezó a arder cada vez con más fuerza debido al material altamente combustible con el que está fabricada: fibra de vidrio. En el momento del incendio, había cuatro tripulantes a bordo, cuatro guardias civiles que trataron de sofocar el fuego por sus propios medios. Ante la peligrosidad e intensidad de las llamas, tuvieron que ponerse a salvo en una embarcación auxiliar. A pesar de los esfuerzos por intentar recuperar la nave, finalmente se fue a pique y se hundió a unos 800 metros de profundidad en alta mar, a 30 millas de la costa.

Las claves
RÍO ALFAMBRA
La nave más rápida del Instituto Armado en Mallorca
La Río Alfambra era la patrullera más veloz de la Guardia Civil en la isla. Con 17 metros de eslora, 2.600 caballos que permitían navegar a una velocidad punta de 50 nudos (90 km/h) y una autonomía de 350 millas, era la nave ideal para perseguir a los narcos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook