25 de noviembre de 2009
25.11.2009
La audiencia de Palma juzga a un hombre para quien la fiscalía solicita once años de prisión

Un padre acusado de abusar de su hijo discapacitado de seis años niega los hechos

El menor confirmó que su progenitor le sometió a prácticas sexuales y que su hermana lo vio

24.11.2009 | 22:19
El padre acusado de abusos sexuales a su hijo discapacitado, ayer en la Audiencia de Palma.
Un hombre acusado de repetidos abusos sexuales a su hijo de seis años discapacitado psíquico en su domicilio en Palma negó ayer los hechos. El padre fue tajante y descartó todos los cargos que se le imputaban durante el juicio celebrado en la Audiencia de Palma. El encausado, de origen cubano y de 55 años, dijo que jamás había mantenido sexo con el niño ni le había mostrado películas pornográficas en casa en el año 2000. "No sé por qué dice esas cosas. Todo esto es muy doloroso y asqueroso", manifestó el sospechoso ante el tribunal de la sección primera. El menor, que actualmente tiene 15 años, confirmó que su progenitor le había sometido a prácticas sexuales. Incluso recordó que su hermana había presenciado la conducta inapropiada del padre y por ello discutió con él. La testigo negó este extremo y dijo que nunca vio ningún tipo de abuso sexual.
La hermana de la víctima explicó que el niño era inquieto y muy fantasioso: "Mi hermano es un niño fabulador. Le gusta fantasear e inventarse cosas". Una profesora de un colegio en el que estuvo el perjudicado también indicó que tenía una "imaginación y fabulación increíbles" y que su discapacidad era evidente. "Tenía una edad de ocho años pero su edad mental era la de un niño de tres años", apuntó la directora del centro educativo.
Sin embargo, los psicólogos y los técnicos del Consell de Mallorca destacaron que el testimonio del menor era creíble. Los peritos justificaron que el niño tardó en explicar lo ocurrido por vergüenza, miedo y porque no quería hacer daño a su padre. La víctima dijo que había sido amenazada para no contar nada de lo sucedido, según la versión de los psicólogos.
Los técnicos apreciaron varios síntomas relevantes que les hicieron sospechar que el menor había sufrido abusos. El niño tenía un lenguaje y una conducta sexualizada, según los expertos.
Los peritos recordaron que el perjudicado finalmente desveló que su padre le había exhibido películas pornográficas, se había masturbado ante él y le había obligado a hacerle felaciones.
Estos hechos habrían ocurrido en el año 2000, durante los fines de semana o en los periodos de vacaciones en los que el niño acudía al domicilio del padre, en Palma. La madre del menor, que vive separada del acusado, declaró ayer ante la sala que estaba convencida de que el niño decía la verdad. "Mi hijo no mentía", insistió la mujer, quien admitió que el menor presenta un grado de discapacidad del 53 por ciento. "El niño siempre quería ir con su padre", apuntó la testigo.

Películas de Disney

Por su parte, el imputado, que se enfrenta a una petición de condena del fiscal de once años de prisión por los delitos continuados de abusos sexuales, exhibicionismo y provocación sexual, destacó que en su casa nunca hubo películas pornográficas. El hombre explicó que su hijo solo veía películas de Walt Disney y que jugaba a muchos videojuegos. El padre también recordó que ambos dormían en la misma cama y que el niño había acusado a otros dos hombres de haber abusado de él. "No le doy ningún tipo de credibilidad", reconoció. El acusado admitió que el menor era hiperactivo y que la discapacidad que presentaba a los seis años era muy importante. Una psicopedagoga apuntó a un trastorno generalizado del desarrollo y una educadora mantuvo que, cuando contaba once años, tenía hábitos de un niño de cinco años. "No sabía comer solo ni ir al baño. No se sabía relacionar. Era un niño muy tímido. Tenía un vocabulario sexual y una conducta sexualizada. Luego, hizo un proceso muy positivo. Mejoró mucho", apuntó la testigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine