Proyecto científico

Misión Hypatia: despega el proyecto catalán para 'viajar' a Marte (desde el desierto de Utah)

Un equipo de investigadoras vivirá durante dos semanas en una estación que simula las condiciones del planeta rojo

Simulador de una estación marciana situado en el desierto de Utah (Estados Unidos).

Simulador de una estación marciana situado en el desierto de Utah (Estados Unidos). / MARS SOCIETY

Valentina Raffio

Un equipo de nueve científicas catalanas se dispone a emprender un viaje extraordinario. Se trata de las tripulantes de la misión Hypatia: un proyecto de investigación creado para estudiar cómo sería la vida de los primeros terrícolas en el planeta rojo. La iniciativa, que tiene previsto despegar este mismo domingo, se llevará a cabo en un 'simulador marciano' situado en el desierto de Utah (Estados Unidos). Desde allí, el equipo de Hypatia vivirá durante dos semanas con el estilo de vida (y las condiciones) que se encontrarían en Marte. Su proyecto arranca en la Tierra pero, algún día, sus enseñanzas podrían ayudar a los primeros exploradores del planeta rojo.

"Nos embarcamos en una misión muy especial y espacial", explica entusiasmada Mariona Badenas-Agustí, comandante de la misión. El primer viaje del proyecto Hypatia se llevará a cabo entre el 16 y el 29 de abril en una estación marciana situada en un desierto que recuerda mucho a las condiciones de Marte, tanto por su suelo rico en hierro como por las oscilaciones extremas de temperatura. Allí se sitúa un habitáculo extraterrestre desarrollado por la Mars Society en el que se puede encontrar desde un laboratorio de biología y geología hasta varios observatorios espaciales, salas para desarrollar proyectos de ingeniería y zonas de convivencia para las tripulantes. Y de la misma manera que ocurriría en Marte, todo está diseñado para mantener a salvo la tripulación ante las hostiles condiciones del planeta rojo. 

Durante dos semanas, las integrantes de la misión Hypatia se dedicarán en cuerpo y alma a realizar experimentos científicos y, además, se convertirán ellas mismas en sujeto de estudio. Por un lado, según explican las responsables de esta misión, se realizarán experimentos sobre agricultura extraterrestre (para entender cómo se deberán cultivar plantas en Marte) y microbiología (para saber cómo reaccionarían algunos organismos en condiciones extraterrestres). Por otro lado, el proyecto también prevé poner a prueba a las científicas para entender cómo se gestiona la convivencia en este tipo de entornos y cómo se adaptan cada una de ellas en un entorno tan diferente.

Paseos con escafandra

Todo está diseñado para simular la experiencia de una estancia en Marte. Las integrantes de la misión deberán vestir en todo momento con los reglamentarios trajes de astronauta, comerán comida deshidratada y tendrán una reserva limitada de agua potable. De la misma manera que ocurriría en Marte, tendrán que vivir en los entornos controlados, solo podrán salir en momentos contados (y siguiendo estrictos protocolos de seguridad) y no se podrán comunicar en tiempo real con los demás terrícolas.

"Durante toda la misión trabajaremos como si de verdad estuviéramos en Marte y tuviéramos que hacer frente a las hostiles condiciones del planeta rojo", explica Carla Conejo González, una de las integrantes de la misión. "Cuando salgamos a los espacios exteriores nos pondremos escafandra para simular cómo sería caminar en un planeta con una atmósfera hostil y sin aire respirable. También nos hemos preparado para hacer frente a emergencias de todo tipo porque, si ocurrieran en Marte, deberíamos saber reaccionar", añade la científica.

Referentes científicos

La misión Hypatia estará compuesta por nueve científicas catalanas: la astrónoma Mariona Badenas-Agustí, la bióloga Carla Conejo González, la matemática Ariadna Farrés Basiana, la investigadora Laia Ribas, la física Neus Sabaté, la ingeniera aeroespacial Cesca Cufí Prat, la analista Anna Bach, la estudiante de ingeniería Helena Arias Casals y la periodista científica Núria Jar, que se encargará de documentar el día a día de la misión. "Necesitamos cambiar la narrativa de la exploración espacial y demostrar que todos pueden contribuir a este apasionante mundo", explica la comunicadora.

Uno de los grandes objetivos de esta misión, más allá de los experimentos extraterrestre, es convertirse en fuente de inspiración para las generaciones presentes y futuras. Sobre todo para las niñas y las jóvenes en busca de referentes científicos en los que inspirarse. "Hay que crear una ciencia más inclusiva y diversa donde las mujeres tengan el reconocimiento y la visibilidad que merecen", explican las integrantes del equipo durante una rueda de prensa celebrada este miércoles en la Llotja de Barcelona. 

El lanzamiento de esta misión ha costado unos 50.000 euros y ha sido impulsado por una coalición de entidades entre las que destaca la Fundació Catalunya La Pedrera, la Fundación Banc Sabadell y la Generalitat de Catalunya. El calendario de la misión prevé, por ahora, un solo viaje de dos semanas a la estación marciana de Utah pero, en un futuro, las integrantes de Hypatia ya están planeando expandir el proyecto. "Estamos trabajando para que haya otra misión al 2025 y, a partir de allí, viajes cada dos años. Nuestro objetivo no solo es lanzar más misiones sino que también queremos incorporar personas de diferentes ámbitos y perfiles", explican las integrantes de la primera misión de Hypatia en vísperas de su viaje a Marte.