Los jabones Sabater hacen sombra a la cosmética coreana

Los productos artesanales de origen mallorquín triunfan entre los turistas asiáticos que visitan la tienda de Barcelona de Eliana Sabater, cuyo abuelo era un perfumista isleño que emigró a Buenos Aires

Eliana Sabater, en su local junto a la barcelonesa plaza Sant Felip Neri

Eliana Sabater, en su local junto a la barcelonesa plaza Sant Felip Neri / Sabater Hnos.

Redacción

La «nariz prodigiosa» del padre de Eliana Sabater, Sebastián, hizo recientemente «un testeo de una treintena de fragancias», las que se crean en la fábrica de jabones de Barcelona Sabater Hnos. «Me examinó y me puso buena nota, aunque con el sándalo se enojó un poco. Lo vamos a mejorar», destaca la tercera generación de jaboneros junto a sus hermanos, Martín y Sebastián.

El cum laude lo otorgan los numerosos turistas asiáticos que visitan su tienda en la Ciutat Comtal, fascinados por estos productos artesanales con orígenes isleños. En el país de la llamada K-Beauty (la prestigiosa cosmética coreana), el boca oreja y los blogs especializados han puesto en el mapa la empresa abierta en 2006 por la nieta de un perfumista mallorquín, Sebastián Sabater, que en 1937 emigró a Buenos Aires y formó una familia en la que su hijo mayor continuó su pasión por el oficio.

Ahora Eliana y sus hermanos siguen con el legado, aunque la benjamina llevó a cabo hace dos décadas el camino inverso a su abuelo y se trasladó a Barcelona, más cerca de la isla, que visita de vez en cuando y donde aún tiene familia. «Quién sabe», responde sobre la posibilidad de abrir una tienda en Mallorca.

Cajas de jabones de Sabater Hnos.

Cajas de jabones de Sabater Hnos.

Ha recibido muchas propuestas para hacerlo en Corea, pero ha dicho que no «porque podría perderse la magia que hay aquí», dice sobre el local junto a la plaza de Sant Felip Neri. La responsable de Sabater Hnos. cree que los asiáticos valoran en especial «la gran calidad del jabón artesano. Nuestra filosofía es la de menos es más y ese menos tiene las mejores materias primas», tal como destaca sobre la fabricación que realizan tres expertos en una antigua industria textil.

Ingredientes

Se trata de una producción a muy pequeña escala en la que los ingredientes básicos son un 70% de aceite de oliva y un 30% del de coco, con «aditivos para aportar diferentes propiedades, como la caléndula para pieles sensibles o el aceite puro de argán», entre otros. Sus productos estrella son el jabón en pastilla y el champú, también sólido, ya que intentan eliminar envases y potenciar el consumo a granel.

En cuanto a las fragancias, «destacan las florales y la mandarina», aunque el deseo de Eliana Sabater es, «además de seguir haciendo un buen jabón, profundizar en la línea de la alta perfumería aplicada al producto. Es la herencia de mi padre y mi abuelo», argumenta. Tras aprobar con nota, va a por la excelencia con las mejores materias primas y si al final cierra el círculo y abre una tienda en Mallorca, podría aprovechar su aceite de oliva y de almendra y sus mandarinas.