Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vaticano

¿Cómo será el funeral de Benedicto XVI?

No existe precedentes en las exequias de un Pontífice jubilado por voluntad propia

Benedicto XVI.

¿Qué pasará después de la muerte de Benedicto XVI? Esta es la pregunta que desde que trascendió el empeoramiento de la salud de Papa emérito se hacen prácticamente todos los observadores, incluso los más avezados especialistas en información vaticana. La razón es sencilla: no hay precedentes de exequias de un Papa jubilado por voluntad propia en la historia del cristianismo.

Sí es cierto que hubieron diversos papas antes de Benedicto XVI que renunciaron al pontificado, pero todos ellos o bien se vieron obligados a hacerlo o bien optaron por esta decisión cuando las circunstancias les impidieron seguir ejerciendo el cargo. En varios casos, además, murieron desterrados o encarcelados

El último fue Gregorio XII, que llegó al trono de Pedro en medio del llamado cisma de Occidente, durante el cual varios papas lucharon entre sí en el intento de tomar el poder. Gregorio XII era uno de ellos pero, con el Concilio de Costanza, finalmente renunció a sus anhelos -junto con los otros contendientes-, y así se puso fin a aquel cisma. 

Exiliados y castigados

Otro dimisionario fue Gregorio VI, aunque también en su caso la comparación es difícil de hacer con Benedicto XVI. Aquel Papa, de hecho, también abdicó, pero lo hizo solo un año después de su toma de poder. Y la causa fue principalmente una: la presión que ejerció sobre él Enrique III El Negro, entonces emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que le obligó a confesar que se había comprado el papado. 

Ponciano, el 18º Pontífice de la Iglesia, no tuvo mejor suerte. En una época temprana de la religión cristiana (siglo III), este Papa reinó durante cinco años antes de ser condenado a trabajos forzados, lo que lo condujo a la muerte poco después de su abdicación (según algunas fuentes, por las terribles penurias y los malos tratos a los que fue sometido). 

Pero tampoco Silverio, un Papa que reinó en el siglo VI, tuvo un plácido papado. Silverio fue obligado a exiliarse en la isla italiana de Ponza, tras ser despojado de sus hábitos para que fuese elegido su sucesor, Vigilio, hasta ese entonces considerado un usurpador.

Es poco probable que el papa Francisco se incline por un funeral modesto

decoration

Otro Benedicto, el número IX, sufrió un destino similar. También en su caso su renuncia coincidió con una serie de disputas que finalmente culminaron con el nombramiento de otro sacerdote, Silvestre III, como líder máximo de la Iglesia. Más misteriosa, en cambio, sigue siendo la historia de Clemente I, de cuya vida y muerte se sabe poco, aunque una de las versiones más acreditadas cuentan que abandonó el poder después de conocer que iba a ser desterrado. 

La (no) excepción

La única excepción sería la del octogenario Celestino V, un Papa inexperto en la gestión de la Iglesia que supuestamente tiró la toalla de manera voluntaria porque no se sentía a la altura de la tarea, según las informaciones que han llegado hasta nuestros días. 

Todo apunta a que se aplicará el Ritual Romano, que conlleva nueve días de luto

decoration

Aun así, el desenlace tampoco en esta ocasión estuvo exento de un final cruento. Después de que uno de sus consejeros se convirtiera en su sucesor (Bonifacio VII), este ordenó que Celestino fuera encerrado en una prisión y allí murió. Dicho esto, sin duda resulta curioso que el propio Benedicto XVI visitara el lugar en el que se conservan algunos restos mortales de este difunto Papa, en la ciudad italiana de L’Aquila. Ocurrió en 2009. 

Protocolos desconocidos 

El Vaticano no ha comunicado aún el protocolo que se seguirá. Sin embargo, es poco probable que los funcionarios vaticanos encargados (probablemente, desde hace mucho tiempo) de organizar el funeral se hayan refugiado en la historia para establecer cuáles serán los ritos que deberán seguirse, después del fallecimiento del Pontífice que ya no lo es. 

Eso sí, los expertos consideran que es poco probable que el papa reinante, Francisco, se incline por un funeral modesto. Por el contrario, el pronóstico más compartido es que el pontífice argentino organizará una gran ceremonia cuando llegue el momento y se emplee -al menos en parte- el Ritual Romano, el rito que conlleva un luto de nueve días

En la cripta de San Pedro

Posteriormente, el Papa podría ser colocado en la cripta de San Pedro, donde se hallaba Juan Pablo II hasta su canonización. Es este el deseo del Papa, según contó el biógrafo de Benedicto XVI, Peter Seewald. 

Sea como fuere, la situación será inédita como lo fue la decisión de Benedicto de renunciar en 2013 al pontificado, lo que abrió la puerta a una atípica época de dos Papas que han convivido juntos y en paz por más de diez años en El Vaticano. Por eso, preguntas sin respuesta de los observadores son muchas. ¿Quién anunciará su muerte al mundo? ¿Quién celebrará el funeral? ¿Cómo estará vestido? ¿Serán oficialmente funerales de Estado o simples exequias? 

Compartir el artículo

stats