Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erupción en Canarias

Itahiza Domínguez: "Habrá que seguir vigilando siempre a La Palma"

"Con los datos obtenidos hasta ahora no hay nada que nos indique una posible reactivación", afirma

Una imagen de la lava del volcán Cumbre Vieja. Reuters

Itahiza Domínguez Cerdeña lleva un año escudriñando las entrañas de La Palma y se ha convertido en un referente a raíz de los episodios vulcanológicos de Cumbre Vieja. Dice que la isla, como sucede con Lanzarote, Tenerife y El Hierro, habrá que vigilarla siempre. Y sobre la erupción, de la cual mañana se cumple un año, confiesa que la mayor diferencia con otras crisis volcánicas de Canarias es que se haya llevado tantos hogares por delante.

¿En qué situación se encuentra actualmente el volcán de Cumbre Vieja, un año después de su entrada en erupción en la isla de La Palma?

Ahora mismo nos encontramos con tres fenómenos principalmente. El primero es la sismicidad que se sigue produciendo con terremotos a una profundidad de unos 10 kilómetros y alguno que otro también a nivel superficial. Luego tenemos otro fenómeno que es la de desgasificación que se produce en el cono, con una emisión importante de dióxido de azufre, que por eso es que se sigan viendo con tono amarillo algunas zonas del cráter; hay todavía zonas en el cono volcánico donde se registran temperaturas altísimas. Incluso en superficie, visto con una cámara térmica, se registran temperaturas de aproximadamente 400°. Eso se debe a esos gases y a las fumarolas. La tercera, que es quizá la más preocupante, es la de desgasificación de CO2 que se está produciendo en la zona de La Bombilla y de Puerto Naos y por culpa de ellas hay desalojos. Sí podemos saber que el origen de todos estos fenómenos tiene que ver con el enfriamiento del magma porque el material caliente que estaba bajo el cono volcánico todavía está a altísimas temperaturas, y no debemos olvidar que aún a 10 kilómetros de la superficie sigue habiendo magma.

"La acumulación de gases en Puerto Naos y La Bombilla se debe a coladas antiguas"

decoration

¿Supone un peligro?

No quiere decir que vaya salir, porque a veces no sale todo el magma que se produce, pero esa parte que queda ahí debajo sigue fundida y se está enfriando, lo que genera dos fenómenos. Creemos que el CO2 que estamos viendo en La Bombilla y Puerto Naos viene de ahí y parece que se acumula en estos dos lugares porque en esa zona hay coladas de lava antiguas que hacen de impermeabilizante y no permiten que el gas salga a la superficie. Lo normal sería que en edificios volcánicos permaneciera saliendo gas durante un tiempo pero en esa zona y por esos motivos la desgasificación se está produciendo en zonas de costa donde hay lugares habitados. Este magma, además, se está enfriando y como sucede con todos los materiales salvo con el agua, se encoge; de ahí pueden venir también los movimientos sísmicos.

¿Hay posibilidad de una reactivación inminente?

Esa información que está circulando se debe a algunas redes sociales, algunos periodistas y algunos periódicos que han mal interpretado la información que se aportaba en el último informe donde hablábamos de que persisten algunos peligros volcánicos, sin ser posible descartar futuras reactivaciones. Pero hablábamos de una posibilidad que se podría dar en un futuro o no, y menos de manera inminente. Me parece también importante recordar qué es una reactivación volcánica, para que se entienda la diferencia. Una reactivación supondría un nuevo movimiento de magma con elevado número de terremotos y deformaciones en el terreno, y eso por ahora no lo estamos viendo en La Palma. Nadie sabe qué puede pasar en el futuro y mientras más tiempo pase menos posibilidades habrá de que suceda. En la erupción del Hierro, que acabó en febrero de 2012, tuvimos reactivaciones los dos años siguientes; seis en total. Era eso en realidad lo que queríamos transmitir.

"Hemos visto que es falso eso de que en Canarias las erupciones son ‘amables’"

decoration

Pero ha habido un aumento de la sismicidad en las últimas semanas.

Es cierto. En el último mes ha habido un aumento con respecto a los dos o tres meses anteriores pero si comparas esa sismicidad con la registrada hace cinco o seis meses, cuando se había parado la erupción, es parecida. Estamos hablando de cinco o diez terremotos al día, que es una actividad muy pequeña si comparamos con el largo centenar que registrábamos diariamente antes y durante la erupción. Con los datos obtenidos hasta ahora no hay nada que nos indique una posible reactivación. ¿Qué mañana de repente se da? Pues no sabemos. Pero hoy por hoy, no.

¿Qué hemos aprendido de estas erupciones?

Entre otras cosas, que es falsa la idea de que en Canarias las erupciones eran amables. En La Palma ha habido mucha destrucción. Quizá hay más afectados porque ahora las islas están mucho más habitadas que cuando se produjeron, por ejemplo, las de Timanfaya, que duraron seis años.

"Hasta ahora no hay nada que nos indique una posible reactivación en Cumbre Vieja"

decoration

¿Habrá que seguir vigilando mucho más tiempo La Palma?

Habrá que seguir vigilándola siempre, como al Hierro, Lanzarote y Tenerife.

Compartir el artículo

stats