Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Finca Serena | Bellísima puesta de sol sobre el Pla de Mallorca

Las veladas estivales del restaurante de Finca Serena se viven con una propuesta culinaria honesta en la que se reivindica el producto mediterráneo

Bellísima puesta de sol sobre el Pla de Mallorca

La gastronomía permite muchas veces descubrir enclaves exclusivos y cargados de encanto. Un buen ejemplo es Finca Serena, en Montuïri, que hace poco ha sido noticia porque han presentado con nota sus dos primeros vinos procedentes de su viña, un proyecto dirigido y realizado por Tomeu Llabrés de Can Verdura con Vins Ripoll de Binissalem.

Las más de 40 hectáreas de Finca Serena sirven para reivindicar una belleza de Mallorca poco explotada en los reclamos publicitarios de ferias turísticas, incluso desconocida por algunos mallorquines que no van más allá de la vía de cintura. Aquí, el Mediterráneo se reivindica con vid y vino, olivos y aceite, además de limoneros, garballons y garriga. También lo hace con la propuesta culinaria de Óscar Velasco, el reputado chef que desde el mes de julio de 2021 dirige el concepto gastronómico de Finca Serena. Como a la gran mayoría de restaurantes de la isla, también han tenido dificultades para encontrar personal. Pero este inconveniente tiene su parte positiva porque se puede ver quien vale y quien no para el trabajo (y recompensarlo como se merece). Ahora bien, también los jefes de sala y cocina tienen que demostrar su valía y mano izquierda. David Martínez, chef encargado de ejecutar la propuesta de Velasco, lo tiene claro y remarca que la paciencia y conocer los puntos fuertes y débiles del equipo son la clave para trabajar a gusto y bien con el equipo. Y ello se nota cuando interactúa, por ejemplo, con su segundo, David Álvarez en la parrilla, una de las propuestas que el restaurante Jacaranda de Finca Serena ofrece cada noche con una bellísima puesta de sol.

Bellísima puesta de sol sobre el Pla de Mallorca |

Para el público no alojado, el restaurante abre las puertas a mediodía y noche. Pero las veladas de verano son el principal reclamo. De hecho, cada martes ofrecen un bufé de tres tipos de arroces diferentes (de verduras, de marisco y pescado, y de pollo con tirabeques), con saxofonista en vivo. Los jueves es el turno de la barbacoa sin límite de carne y pescado, que se ameniza con una actuación de guitarra. En ambas también está presente la repostería excelsa del Forn Can Salem de Algaida. Por otra parte, los lunes, miércoles y viernes el producto coge el protagonismo con un menú honesto de tres pasos (que puede prolongarse a cuatro), muy bien trabajado por la cocina de Finca Serena. Sirven de ejemplo el boniato asado con yogurt, pistacho y cardamomo; el rape con allioli de azafrán y caldo de bullabesa; y la paletilla de cordero deshuesada lacada con avellana y ajonegro. Los sábados, también hay menú de degustación, en este caso compuesto por ocho propuestas.

Bellísima puesta de sol sobre el Pla de Mallorca

La exclusividad que Guardans ofrece en Finca Serena tendrá pronto un aliado más, ya que se espera que en los meses venideros abra su segundo hotel en la isla, Finca Gaieta, que se encuentra entre sa Pobla y Pollença, y que si sigue el camino de su hermano mayor seguro que no defraudará.

Compartir el artículo

stats