Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boda de Chenoa: un “sí, quiero” blindado y a 40 grados

La cantante obligó a familiares y amigos a dejar sus móviles en la puerta para evitar filtraciones

13

Llegan los invitados a la boda de Chenoa

Nunca un “os declaro marido y mujer” había tardado tanto en consumarse. Horas y horas de programas de televisión, de declaraciones cruzadas, de confirmaciones, desmentidos y hasta polémica. Chenoa (Laura Corradoni) y Miguel Sánchez Encinas se dieron ayer el esperado “sí, quiero” en lo que fue una boda blindada que tuvo lugar en la finca de Comassema, inaccesible para paparazzis, y donde se alcanzaron temperaturas superiores a los 35 grados. La primera imagen como recién casados se captó a las 13:41 horas, 40 grados en el termómetro.

La historia de amor entre la mallorquina y el reputado urólogo surgió hace tres años, durante una cena con amigos en común. Desde entonces, sus muestras de cariño y hasta su compromiso han sido protagonistas en las redes sociales de la cantante, hasta ayer: se casaba Laura y no el personaje público. Pero para salvaguardar la suculenta exclusiva y evitar miradas y filtraciones indiscretas, a todos los invitados, amigos y familiares incluidos, se les pedía que dejaran sus móviles en el primer control de seguridad. También a los proveedores se les hizo firmar un contrato de exclusividad. Aún así, por el ir y devenir de furgonetas, se supo que el catering corrió a cargo de Amida -que mezcló platos mallorquines con comida asiática-, las flores de Es Brot Floristes y la parte de producción musical y sonido contó con Panela Productions como protagonistas.

Así han llegado los invitados a la boda de Chenoa

Así han llegado los invitados a la boda de Chenoa

Si costó adivinar el lugar del enlace, lo de la hora fue un ejercido del tarot. Los primeros invitados comenzaron a llegar pasadas las diez de la mañana y los últimos lo hicieron más allá de las doce y media del mediodía, un caos que algunos de los amigos vips aclararon. Fueron Àngel Llàcer y Carlos Latre, compañeros de pograma de Chenoa, quienes bajaron la ventanilla del Cabify que les acercó hasta la finca de Orient para contar algunos detalles. “No sabemos la hora de la boda, de verdad, solo que nos han dicho que teníamos que estar sobre las doce y media”, subrayó el humorista. “El jueves hablamos con Laura y nos dijo que estaba nerviosilla pero feliz”, añadió. Llàcer, que fue profesor de la cantante en la Academia de Operación Triunfo, no quiso desvelar su regalo para la pareja, pero sí les deseo felicidad. “Que disfruten de este día, que han esperado mucho tiempo”. Por cierto, que ambos ejercieron de misioneros humanitarios, repartiendo botellas de agua fresca para los periodistas y cámaras allí congregados. Nadie de la organización, ni los propietarios de Comassema, tuvieron ese detalle, necesario en este día caluroso.

En ese “Tu cara me suena” que se convirtió el adivinar quienes accedían al enlace -que fue pequeño, con solo 90 afortunados- se pudo ver en algunos de los minibuses al presentador Manuel Fuentes y a la también triunfita Soraya Arnelas, en compañía de su marido, Miguel Ángel Herrera. Mucho más fácil y con una simpatía de lo más natural, el grupo formado por Gisela, Alex Parreño, Geno y Natalia. Fueron de los más madrugadores, tanto, que incluso no se habían vestido de boda porque lo iban a hacer dentro. “Somos testigos, así que tenemos que llegar antes”, confirmaron. No dijeron si se animarían a cantar, aunque parece que tenían preparado un medley para sorprender a la pareja. En lo que no hubo sustos fue en el diseñador responsable del vestido de Chenoa. Hannibal Laguna creo un traje en color blanco, cuello pico y manga larga. Laura estaba muy guapa.

Compartir el artículo

stats