Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ingeniero español supervisó el "aterrizaje" del robot de la NASA en Marte

Fernando Abilleira, ingeniero español de la NASA

Fernando Abilleira, ingeniero español de la NASA

El ingeniero de la NASA Fernando Abilleira, originario de Pontevedra, fue uno de los máximos responsables del "aterrizaje" del robot Perseverance en Marte. Este pontevedrés es subdirector de Operaciones en la agencia espacial norteamericana y procede de la ciudad del Lérez “de una familia de clase media”, como él mismo explica.

Fernando Abilleira estudió en Estados Unidos donde se doctoró con una tesis sobre la “Optimización de las trayectorias interplanetarias entre la Tierra y Marte”, y acabó trabajando en la NASA donde ocupa tareas de responsabilidad. “Todo depende del esfuerzo y la ilusión de trabajar en algo que realmente te apasione”, indica Abilleira.

El pontevedrés ha sido el director de Diseño de Misión y Navegación del proyecto Mars 2020 de la NASA. También ha sido parte del equipo del Mars Science Laboratory que anteriormente hizo aterrizar el Curiosity en 2012 y del envío de la misión InSight en 2018 al planeta Marte como subdirector de Operaciones de Vuelo del vehículo.

Tercer aterrizaje

El de ayer fue el tercer aterrizaje de una nave en Marte y Fernando Abilleira quiso invitar a los vecinos de su Pontevedra de origen –donde ya impartió alguna conferencia recientemente–, a seguir este momento histórico. Lo hizo a través de un mensaje al alcalde de la ciudad, Miguel Anxo Fernández Lores, en el que le recordaba que en la noche de ayer se intentaría esta nueva aproximación al planeta rojo y que podía seguirse por las distintas retransmisiones. Abilleira apuntaba en su whatsapp al alcalde que por primera vez la NASA haría una retransmisión completamente en español y con la opción de visiones panorámicas de 360 grados.

Fernando Abilleira, con su familia y el alcalde de Pontevedra, Miguel Lores, en 2019

Abilleira explicó que la nueva misión del robot Perseverance tenía “el potencial de reescribir los libros de historia”. “Nuestro objetivo es un cráter de una antigüedad de unos 3.500 millones de años llamado Jezero. En este lugar, hace millones de años un río que desembocaba en el mismo dejó atrás una formación delta cuyos sedimentos pueden haber preservado trazas de vida microbiana pasada”, exponía el ingeniero pontevedrés en su mensaje al alcalde.

Anunciaba este aterrizaje en Marte como el más complejo que la NASA haya intentado. “Jezero está lleno de rocas, dunas, pendientes y acantilados. Nuevas tecnologías nos permitirán aterrizar en este lugar que puede ser una mina de datos científicos que podrían acercarnos a responder a la pregunta de si existe vida mas allá del planeta azul”, explicaba Fernando Abilleira.

Anunciaba además que esta misión sería el comienzo de otras en la que se podría enviar un “helicóptero” mayor a otros puntos de Marte para explorar zonas de difícil acceso en el planeta rojo. “En el momento del aterrizaje, Marte estará a 127 millones de millas (204 millones de kilómetros) de la Tierra”, recordaba ayer la agencia espacial.

En 2019 avanzaba la misión en una visita a la ciudad

Fernando Abilleira anunciaba la misión que ayer se completó en una entrevista a FARO en agosto de 2019, durante una visita a la ciudad. En esta entrevista ya avanzaba que esta misión estaba sobre todo enfocada en la búsqueda de trazas que pueden mostrar la evidencia de vida microscópica en el pasado lejano. Se trataría de la primera misión de la NASA con instrumentación necesaria para encontrar estas evidencias. Abilleira indicaba que se trataba de una misión muy relevante “porque es parte de una arquitectura más amplia que se conoce como el retorno de muestras de Marte a la Tierra”.

Indicaba además que desde un punto de vista científico, la NASA se ha centrado desde el principio en la búsqueda de agua, en misiones pasadas a Marte se han encontrado indicios claros de que en Marte no solo existieron grandes cantidades de agua, sino que incluso en la actualidad siguen existiendo, en su mayoría bajo la superficie y congelada en los polos. De hecho –explicaba Abilleira– si se derritiera cubriría todo el planeta con unos 10 metros de profundidad. “Ahora las metas han cambiado, ya sabemos que hay agua y estamos buscado la vida microbiológica pasada. También sabemos que hace unos 3.000 millones de años Marte y la Tierra eran muy similares, tenemos evidencias muy claras en la superficie del planeta. Pero algo ocurrió en Marte, perdió su atmósfera, su campo magnético y queremos tener mayor conocimiento de lo que pasó para llegar a parecer un lugar inhóspito como es en la actualidad y que proporcione información”, indicaba Abilleira entonces.

Compartir el artículo

stats