09 de febrero de 2020
09.02.2020
Diario de Mallorca
Fiesta de disfraces

El carnaval desata la locura por la moda de los años 20

Los trajes de flecos típicos de Charlestón son la gran competencia este año para los superhéroes y superheroínas

08.02.2020 | 22:29

Fiesta de disfraces. Son muchos los que después de Sant Sebastià ya se preparan para la gran celebración del color, la extravagancia y la alegría, pero también hay quien lo deja para última hora. Entre los vencedores de siempre –piratas, atuendos medievales, policías y princesas– este año brillarán los vestidos inspirados en las primeras décadas del siglo XX

Anne Marie Alderson lleva puesto un disfraz rosa con flecos. Es cien por cien Charlestón, pero  no está satisfecha: "Creo que gustará más en rojo", le dice a Mari Carmen Riera, la dueña de la tienda Carnaval Center de Palma. Camina hacia el almacén y regresa con el disfraz del color que la clienta le ha pedido. La inglesa se lo prueba. Definitivamente, el rojo es mucho más cañero, potente, vistoso. Más carnavalero. Es para esta fiesta, Carnaval –que este año se celebrará a partir del 21 de febrero–, que Alderson, inglesa afincada en Mallorca desde hace más de 40 años, ha venido a buscar el vestido: "Tengo una fiesta temática, inspirada en los años 20, en Oxford dentro de unos días", señala mientras se coloca uno de los largos guantes que complementan el vestido rojo, que "es precioso, casi lo podría llevar un día normal para salir de fiesta", comenta a su hija, que la acompaña. Se mira al espejo, vuelve al cambiador y paga. 

Si el año pasado fueron los personajes de los videojuegos los protagonistas del carnaval –los del Fortnite como Skull Trooper o Ben Shafer fueron de los vestidos más buscados, igual que los disfraces de Super Mario Bros o de Pac-Mac, también conocido como Comecocos– el vestuario típico de los años 20 será uno de los que más destaquen de este Carnaval, según lo que ha podido constatar Riera [vea aquí las imágenes]. Como siempre, tendrá que competir con los típicos triunfadores –que suelen ser superhéroes y superheroínas, princesas, piratas, policías– pero los números de este año recién estrenado favorecen a la temática Charlestón. El típico vestido femenino suele ser con flecos, brillos o plumas; y se complementa con guantes y diademas o cintas para el pelo. El vestuario masculino es más discreto, aunque por estas fechas cualquier exceso de extravagancia es permitido, y suele ser un traje negro con rayas blancas y corbata o pajarita. Ropa puesta, y a bailar.

Aunque quizás sea ésta una de las temáticas que más relucirá, no será la única. Riera, que lleva 27 años al frente de Carnaval Center (primero estuvo en sa Pobla, después llegó a Palma) señala que siempre se suelen vender los mismos disfraces, aunque haya tendencias. "Este año mucha gente pregunta por disfraces relacionados con el circo, es un vestuario que se está imponiendo. Y también de Disney, sobre todo de Aladdín", hecho que atribuye al estreno de la película en 3D por Walt Disney Studios Motion Pictures en mayo de 2019.

No pasan de moda los disfraces de superhéroes –"los adultos se vuelven locos con estos", comenta Riera– o aquellos inspirados en la época medieval. Todo esto puede cambiar, puesto que aún quedan unas semanas para la cita más divertida, exagerada y estrafalaria de todo el año. Pero Riera advierte que la gente suele ir a última hora y luego no hay tallas o no queda stock del disfraz que uno quiere. "Yo recomiendo que aquellas personas que quieran disfrazarse se lo planteen con antelación".

No obstante, el goteo de personas que empiezan a prepararse para Carnaval suele empezar después de Sant Sebastià, según Romina Scarone, una de las trabajadores de la tienda Eurocarnavales de la plaza Patins de Palma. Este año, dice, están dominando las ventas algunos disfraces que ya tuvieron éxito en 2019, como los monos de las series La casa de papel o Vis a vis, sin olvidar los vestidos de El cuento de la criada. Y coincide con la dueña de Carnaval Center en que los vestidos inspirados en la moda de los años 20 "se están vendiendo más que otros años". Además, comenta que hubo muchas fiestas de Nochevieja temáticas ambientadas en esa época, así que estos disfraces llevan una buena racha de ventas.

Si en Carnaval Center son los adultos los que compran disfraces de superhéroes y superheroínas, en Eurocarnavales son los más pequeños los que quieren ser Spiderman, Batman o Wonder Woman; aunque también triunfan los de animales.

Sombra aquí, sombra allá


Un elemento clave del Carnaval, la fiesta del color y la alegría por excelencia, es el maquillaje. "La gente cada vez se lo curra más. Ya sea para Halloween o Carnaval, se venden muchas pinturas", señalan desde Eurocarnavales, algo que sucede de igual manera en Carnaval Center. "Muchas veces se compran un mono de cuerpo entero para pintarse solo la cara si no hay el disfraz que buscan", apunta Scarone. Pero, además de las típicas pinturas de colores, sombras o pintalabios, cada vez son más los que compran purpurina para la cara o brillantinas. Nunca faltan aquellos que aprovechan para teñirse el pelo, normalmente con spray. Otra tendencia que está al alza es la de confeccionar los trajes a mano. En Eurocarnavales manifiestan que han notado un cambio este año, y que son muchos más los que compran las telas para hacer con sus propias manos el disfraz de Carnaval. Eso sí, siguen siendo muchos más los que prefieren comprar el traje hecho. En todo caso, cada vez queda menos para que las calles se llenen de color, música y alegría. Para que los flecos y las plumas de los locos de los años 20 bailen libres, y para que los superhéroes y superheroínas nos protejan del mal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook