11 de julio de 2016
11.07.2016
Me gusta...ya no me gusta

Ligues de verano

11.07.2016 | 02:45
Ligues de verano
Tienen todo lo bueno de una pareja sin sábados en tiendas de muebles

Me gusta
Durante un mes se puede sostener bien una mentira. Podemos ser terratenientes, astronautas, físicos cuánticos, wanderlusts. Pero sobre todo podemos ser más cariñosos, menos egoístas, mejores amantes. Por eso y porque hace sol, y estamos más guapos, somos más felices y vivimos menos preocupados, son tan especiales los ligues de verano. Luego, cada uno a lo suyo. Sin reproches, ni sábados en tiendas de muebles, ni ´tenemos que hablar´. Dejando solo el recuerdo y las ganas de volver a estar de vacaciones.

El chico se queda con la chica: eso sí es un final feliz y no el de ciertos masajes

Ya no me gusta
Los romances pasajeros no propician precisamente los finales felices. Seamos pragmáticos. Asegurarse algún que otro revolcón en temporada alta no compensa la complicación emocional intrínseca a un ligue que va a durar solo unos cuantos telediarios. De qué sirve tener un idilio de película si va a ser más fugaz que la XI legislatura. Para qué queremos conocer a ese alguien maravilloso si va a pirarse y dejarnos más chungos que el whisky de garrafón. Las relaciones con fecha de caducidad, solo para masocas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Concursos

Viaje en globo por Mallorca 

¿Reconocerías Mallorca desde el aire? Acierta las preguntas que te planteamos, y gana un viaje en globo para dos personas.


Enlaces recomendados: Premios Cine