GERIATRÍA

Demencia: A qué edad empieza, cuáles son los primeros síntomas y cómo prevenirla

Aunque comúnmente afecta a los mayores, la demencia es una enfermedad que puede darse en personas en cualquier franja de edad y que se puede reconocer cuando empieza

La demencia es una enfermedad de carácter crónico o progresivo. Se caracteriza por el deterioro de la función cognitiva, afectando a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. 

Aunque comúnmente afecta a los mayores, puede darse en personas en cualquier franja de edad. Y es que, a pesar de que es la edad uno de los principales factores de riesgo para su aparición, no es el único.

Tener familiares que sufran o hayan sufrido demencia o la falta de ejercitación cerebral pueden aumentar las probabilidades de sufrirla.

Tal y como explica el doctor David Curto, director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores. 

  • "Con la edad es común sufrir pérdidas de memoria, pero esto no significa que el envejecimiento vaya ligado a la demencia. Para que se pueda considerar como tal, deben manifestarse al menos dos problemas en las funciones neuronales como, por ejemplo, la pérdida de memoria y la dificultad de lenguaje".
Aunque comúnmente afecta a los mayores, puede darse en personas en cualquier franja de edad.

Aunque comúnmente afecta a los mayores, puede darse en personas en cualquier franja de edad.

Síntomas de la demencia

Existen una serie de síntomas de la demencia que pueden ayudar a actuar con rapidez ante su aparición. Algunos de ellos son: 

  • Aspectos cognitivos como desorientación, alteración de la memoria, déficit de atención, alteración del lenguaje.
  • Desorientación temporal, espacial y de personas. 
  • Déficit de atención y pérdida de habilidades sociales. 
  • Alteración de la memoria a corto y largo plazo y dificultad para llevar a cabo actividades de memorización.
  • Alteración del lenguaje y problemas de comunicación.
  • Alteraciones conductuales que pueden deberse a la propia demencia o por causas ligadas al dolor o al efecto de algunos fármacos.
  • Apraxias: incapacidad para ejecutar tareas motoras intencionadas y aprendidas pese a la capacidad física y a la voluntad de hacerlo.
  • Agnosia: incapacidad de reconocer estímulos ya aprendidos.
¿Qué podemos hacer para evitar o retrasar la demencia? ¿Puzles, ajedrez o jugar a las cartas funciona?

¿Qué podemos hacer para evitar o retrasar la demencia? ¿Puzles, ajedrez o jugar a las cartas funciona? / Freepik

Fases de la demencia

Otro aspecto a tener en cuenta es que la demencia es un síndrome que suele aparecer y desarrollarse despacio, pasando por diferentes fases. 

En la fase inicial existe un daño cognitivo leve. La memoria a corto plazo se deteriora, la capacidad de aprendizaje se vuelve complicada y comienzan las primeras dificultades con el lenguaje.

En la fase intermedia, el deterioro cognitivo es moderado. La memoria a largo plazo comienza a fallar, y aunque no la han perdido totalmente, ya no son capaces de aprender o recordar información nueva, y aparecen dificultades para mantener su conocimiento del espacio”, explica Curto.

Por último, el director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores señala que:

En la fase más avanzada, "el deterioro cognitivo es irreversible. Los pacientes pierden la memoria a corto y largo plazo. En estas fase, cuando la persona pasa a ser totalmente dependiente, es necesario que sea asistida por personal especializado, en centros adaptados si fuese posible".

En este sentido, la tecnología también se presenta como una aliada a la hora de detectar esta enfermedad y poder hacer seguimiento y acompañamiento de las personas que la padecen. 

Realizar actividades de agilidad mental ayuda al envejecimiento digno.

Realizar actividades de agilidad mental ayuda al envejecimiento digno.

¿Se puede evitar la demencia?

No existe un remedio infalible para prevenir la demencia, pero hay medidas a adoptar que pueden llegar a ser de gran utilidad.

Entre ellas, el especialista enumera algunos elementos claves para asegurar un envejecimiento digno: 

  • Realizar actividades de agilidad mental.
  • Tener una vida social activa.
  • También es importante controlar la presión arterial y el colesterol.
  • Los expertos también recomiendan seguir una dieta saludable con cantidad suficiente de vitamina D.
  • Por último, hay que prescindir del tabaco en la medida de lo posible.