Con la llegada del buen tiempo empezamos a quitarnos capas de ropa, como si fuéramos cebollas. Dejamos al descubierto más centímetros de piel… y también los pies.

Chanclas, bailarinas o sandalias se convierten en el calzado por antonomasia durante la primavera y el verano, y comenzamos a prestar más atención a uno de los grandes olvidados de nuestro cuerpo: los pies.

Y cuando se usan zapatos abiertos, una de las modas más comunes es pintarse las uñas de los pies.

Pero aunque quizás no nos lo habíamos planteado, resulta que un abuso de los esmaltes de uñas (y más si son de mala calidad) puede afectar a nuestra salud.

Por eso hemos consultado a la podóloga Rosario Correa, presidenta del Colegio de Podólogos de Andalucía y le hemos trasladado a ella la pregunta:

¿Tiene algún peligro para nuestros pies abusar de este tipo de productos?

El riesgo de pintarse las uñas de los pies

Es importante aclarar que no es un hábito perjudicial. Lo único importante es que debemos utilizar productos de calidad y que no contengan entre sus ingredientes elementos agresivos que puedan dañar nuestras uñas. 

También es bueno un uso razonable.

Además, como primer paso, nos advierte la especialista algo que conviene recordar siempre: el esmalte se debe aplicar en una uña sana y nunca utilizarlo para disimular cualquier anomalía. Si hay algo que no nos gusta lo que debemos hacer es acudir a una clínica de podología para que realice una valoración y el tratamiento a realizar.

Y en este aspecto, el Colegio de Podólogos de Castilla La Mancha hace una aclaración importante:

"Hay que hacer especialmente hincapié sobre los centros estéticos, porque son muy buenos para muchas cosas, pero no son expertos en las patologías que sufren los pies. Así que debemos acudir siempre a un podólogo, titulado y colegiado, para diagnosticar cualquier tipo de lesión". 

“El problema viene cuando se usan esmaltes durante días o semanas, y más si son permanentes o semipermanentes, que son los que más se utilizan actualmente”, señala la podóloga.

Los problemas más habituales

Las consecuencias más habituales de esos excesos son:

  • Micosis, que es la principal.
  • Debilidad de las uñas.
  • Grietas.
  • Manchas o decoloración.
  • Malformaciones.

No obstante, el esmalte por sí solo no es el causante. Y así lo explica Correa.

La laca crea una barrera en la uña que la impide "respirar", acumulando durante más tiempo humedad en su interior.

Y es precisamente la humedad la responsable de la proliferación de bacterias que causan los hongos. Algo que puede desencadenar la aparición de una infección micótica.

“A mis pacientes siempre les digo que se las pueden pintar sin ningún problema, pero que al menos una vez a la semana se quiten el esmalte y dejen a la uña ‘desnuda’ durante dos o tres días”.

¿Es bueno utilizar quitaesmaltes?

En el mercado nos encontramos con dos tipos de quitaesmaltes:

  • Con acetona.
  • Productos con nuevas fórmulas que prescinden de este compuesto.

"Yo siempre recomiendo los quitaesmaltes sin acetona, porque se trata de un químico muy agresivo que altera el crecimiento de la uña".

Además, hay que retirar el esmalte con productos específicos. De no ser así, corremos el riesgo de que la uña se debilite y se vuelva amarilla.

La acetona es un disolvente, incoloro, que además de utilizarse en la industria de los cosméticos también se usa en la fabricación de plásticos y productos industriales.

Pese a ser un producto que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha determinado como seguro y con baja toxicidad, es muy agresivo para las uñas y para la piel que las rodea.

¿Cómo evitar riesgos al pintarse las uñas de los pies? Pexels

Micosis: ¿Cómo se trata? ¿Tiene solución?

Los hongos en las uñas de los pies son una de las patologías más frecuentes.

Y no solo por el uso de pintauñas, también por exceso de humedad, al no secar correctamente los pies después de la ducha. 

La enfermedad comienza con una pequeña mancha blanca o amarilla, y a medida que la infección avanza causa decoloración y engrosamiento de la uña.

En el caso de que el hongo también infecte la zona entre los dedos de los pies, estaríamos ante lo que comúnmente se conoce como 'pie de atleta'. 

Se trata con productos antimicóticos que necesitan de prescripción médica, por lo que hay que acudir al podólogo para que valore la infección fúngica.

"El podólogo lo que va a hacer es preparar las uñas, eliminando la zona afectada y su grosor, para que el medicamento actúe correctamente".