Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Battaglia quiere quedarse en el Mallorca

«Estaría encantado de seguir», confiesa el pivote, que tiene un año más de contrato con el Sporting de Lisboa y que pretende venderle - Su rendimiento fue decepcionante hasta la llegada de Aguirre, que le dio protagonismo

Battaglia, durante un partido de esta temporada. Efe

Rodrigo Battaglia quiere quedarse en el Mallorca. «Estaría encantado de seguir», desveló ayer el centrocampista en declaraciones a la Cadena Ser. El pivote argentino, que ha tenido un papel protagonista en las tres decisivas últimas jornadas de Primera en la que el equipo ha firmado la salvación, tiene un año más de contrato con el Sporting de Lisboa, que le cedió el curso pasado en Son Moix. «No depende cien por cien de mí. Los clubes tiene que ponerse de acuerdo y debe haber un interés real del técnico Javier Aguirre y del club. Yo estaría muy feliz de estar en Primera, en España, en una ciudad tan maravillosa y en un club con gente tan buena dentro», subrayó.

Está por ver la decisión de la dirección deportiva que dirige Pablo Ortells, pero lo cierto es que el club portugués, que no cuenta con sus servicios, espera obtener beneficios con una posible venta del centrocampista, una circunstancia que no favorece que pueda regresar a la isla. Además, su elevado salario, cercano al millón de euros, también es un aspecto a tener en cuenta. 

Battaglia, que ha disputado 1.173 minutos repartidos en veintiséis encuentros, había ofrecido un decepcionante rendimiento, siempre a la sombra de Baba, hasta que la llegada de Javier Aguirre al banquillo bermellón lo cambió todo. «Mi temporada en lo personal fue rara porque con el míster anterior -no cita a Luis García- no tuve muchas posibilidades y con Aguirre encontré en mi espacio y pude ayudar al equipo a dejar al club en el lugar que se merece», reflexionó.

El ex del Alavés desveló que mantuvo una conversación con el mexicano que le ayudó mucho. «Javier se dio cuenta que quería aportar lo mío, que quería sumar a pesar de estar a préstamo, me vio comprometido, charlamos muy abiertamente y empecé a tener más minutos», dijo. Y tanto. Jugó de forma consecutiva ante el Sevilla (0-0), Rayo (1-2) y Osasuna (0-2), «los tres partidos más difíciles de la temporada», precisó. «Estas últimas jornadas fueron un premio a no rendirse, a seguir entrenando de buena manera y seguir apoyando al grupo», subrayó convencido Battaglia, que ya está de vacaciones.

Compartir el artículo

stats