Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca necesita una revolución

La dirección deportiva debe fichar un mínimo de diez jugadores para reforzar casi todas las posiciones y elevar sustancialmente el nivel de la plantilla de la próxima temporada con el objetivo de sufrir menos

Estos son los jugadores con contrato del Mallorca. Xisco Alario.

El Mallorca está obligado a no volver a jugar con fuego. En la temporada que acaba de finalizar no se ha quemado de milagro al certificar la salvación en la última jornada ganando a Osasuna en Pamplona (0-2), por lo que es obligado elevar sustancialmente el nivel de la plantilla. El director deportivo, Pablo Ortells, debe hacer una revolución en la plantilla. 

El cambio de ciclo es evidente y deben llegar un mínimo de diez jugadores, con capacidad para ser importantes, que refuercen todas las posiciones, desde la defensa hasta los extremos, desde los centrocampistas hasta los delanteros. Está por ver qué sucede con la portería. La marcha de Reina y Rico hacen que sus inquilinos sean Leo Román, que ha debutado pero no tiene experiencia en Primera, y Greif, por el que se pagaron 3,5 millones de euros y que se ha pasado la temporada lesionado. Todo apunta a que si se recupera sea la apuesta del club, que también tiene esperanzas en el joven ibicenco, aunque no es descartable que se fiche a otro meta.

En defensa es necesario que lleguen dos centrales capaces de discutir la titularidad de Valjent y Raíllo ya que el rendimiento de Russo y Sedlar ha estado sustancialmente por debajo del suyo. Si Maffeo, que ya es propiedad del Mallorca tras pagar 3,5 millones al Stuttgart, se acaba marchando, deberá aterrizar otro lateral derecho porque Gio tampoco ha convencido en sus primeros meses en la Liga. Y para el izquierdo regresa Cufré tras su cesión al Málaga, donde no ha triunfado, y sigue Jaume Costa, por lo que la opinión de Aguirre será decisiva para reforzar esa plaza.

El centro del campo también debe renovarse, más allá de la recuperación de Galarreta. La marcha de Salva Sevilla deja un hueco que debe sustituirse con, al menos, un mediocentro y un pivote defensivo más -o dos si se marcha Baba-. El Mallorca necesita dos extremos que marquen diferencias ya que no han rendido Amath ni parece que vayan a seguir Mboula ni Lago, así como también uno o dos mediapuntas, dependiendo de si Kang In sigue, y dos delanteros que sean diferenciales. Se trabaja para que Muriqi sea uno de ellos, pero queda mucho mercado por delante.

Descartes

Pablo Ortells deberá dar salida a muchos de los jugadores que tienen contrato con el Mallorca y que no tienen sitio para la próxima temporada en Primera División. Está por ver qué decisiones toma el director deportivo y el propio entrenador, Javier Aguirre, pero todo apunta a que jugadores como Sedlar, Amath, Febas, Lago, Mboula, Hoppe y Álex Alegría, entre otros, deberán ser colocados en otros equipos. 

Compartir el artículo

stats