Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jaume Costa Futbolista del Real Mallorca

«Llevo muy mal jugar a las dos de la tarde, la Liga no ayuda a los futbolistas»

Jaume Costa: "Intento recuperarme para estar a tope la próxima semana" M. Mielniezuk

Futbolista del Real Mallorca. Tras toda una vida defendiendo los colores del Villarreal, con una cesión de por medio al Valencia, el lateral valenciano aterrizó en la isla este verano para aportar su experiencia al grupo de Luis García Plaza, competir por un puesto en el once junto a Oliván y ayudar a lograr la permanencia en Primera.

¿Estará ante la Real Sociedad este sábado?

No lo sé, yo no soy el que marca los plazos. Intento recuperarme de las molestias con las que acabé el partido ante el Levante y hacer lo que tenga que hacer cada día para estar a tope y poder disfrutar dentro del campo. Y si yo no estoy tengo compañeros que lo van a hacer genial.

El equipo no gana para disgustos con tanto lesionado.

Son cosas que pasan. El mundo del deporte te exige estar al 100% de tus facultades para rendir al máximo y eso hace que el cuerpo se resienta. Intentamos trabajarlo y mantenerlo, pero es verdad que estamos jugando en horarios muy diferentes y eso se nota. También cuenta la edad (se ríe).

El del Levante era un partido en el que había que ganar sí o sí.

Teníamos unos puntos de margen de cara al objetivo que es alejarnos de la zona del descenso. Cuando venga la época mala, que va a venir, si hemos hecho nuestro trabajo antes al final sufriremos menos.

¿Quién marcó el gol, Baba o Ángel? Luis García dijo que seguían discutiendo en el vestuario

(Risas) Ángel, sin duda. Pensaba que era Baba, lo que pasa es que luego viendo la celebración Ángel decía que la había tocado. En el vestuario tenemos una televisión y ahí se vio que con la colaboración de Baba, porque empuja a Ángel, ese último toque es suyo.

¿Qué le dijo Ángel en medio de la celebración del gol?

Me dijo: «No sé qué hace celebrándolo, si lo he marcado yo». Y yo le contesté que me daba igual, que habíamos marcado (se ríe).

Si llega a entrar el penalti de Morales...

A lo mejor hubiéramos marcado o hubiéramos perdido. Para eso están los porteros, para salvar a los equipos. Los defensas y los porteros somos los grandes olvidados. Haces noventa minutos muy buenos, pero tienes un fallo y ya es un mal partido. Manolo se puso la capa de héroe y nos ayudó a conseguir los tres puntos.

Reina se reivindicó. ¿Cómo encajó su suplencia?

Es un tío con muchísima experiencia y poso. No va a ser ni su primera ni su última suplencia. Cuando te vas haciendo mayor, más allá del egoísmo de querer jugar o de estar enfadado por no estar contribuyendo dentro del campo, te das cuenta de que hay cosas más importantes como conseguir los tres puntos cada partido o que el equipo se salve.

Le ha salido un difícil competidor con Oliván.

Estamos en Primera. No hay competidor fácil. Llevo once años y he tenido la suerte de que mi competencia haya sido sana. Ha habido momentos en los que he jugado y otros que no. Con el paso del tiempo lo que quieres es disfrutar.

¿Cómo le convenció Ortells para fichar por el Mallorca?

El toque definitivo fue la llamada de Luis García. Me convenció de que aquí iba a estar bien. Ni mucho menos me dijo que iba a ser titular. Me dijo que en base a mi rendimiento podría sumar dentro del terreno de juego. Pero también quería que lo hiciese fuera, aportando mi madurez y experiencia.

Ha llegado a la isla después de toda una vida en el Villarreal. ¿Ha sido complicado el cambio?

Sí, es duro. Tú dejas una vida que pensabas que no ibas a dejar nunca. Tantos años en un club y al final tú deseas acabar tu carrera ahí, con ese fin de carrera idílico, aplaudido. He elegido bien. En Villarreal llevaba un par de años que no me sentía todo lo querido que yo pensaba y aquí me demostraron desde un primer momento que iba a ser importante.

Luis García, Pablo Ortells, Fer Niño, Take Kubo… Son muchas las caras conocidas que se ha encontrado.

Luisvi (entrenador de porteros) también, coincidimos en el Villarreal B. Vengo a un sitio dOnde sabía que iba a no estar solo. De todas maneras, mis hijos, mi familia y mi casa los he dejado en Valencia. Mentalmente me está lastrando un poco el hecho de haber cambiado de aires y me tengo que adaptar. Estoy trabajando con el psicólogo el hecho de que no me afecte, porque yo estoy convencido de que estas molestias que estoy teniendo también son mentales.

Tras debutar, precisamente ante el Villarreal, explicó que tuvo que acudir a un psicólogo para prepararse de cara a todo lo que sentiría.

Cuando debutas en un equipo sientes unas emociones y tienes unos sentimientos de alegría, pero también de nerviosismo por querer hacerlo bien. He tenido la suerte de trabajar desde hace tres años con un coach, Juan Bernat, que ahora está en el Levante, y que me ayudó a controlar este tipo de emociones. Considero que si no sigues trabajándolo se pierden y aquí lo he seguido haciendo con Emilio. Cuando se une debutar contra el equipo en el que has estado once años, contra compañeros que ya son amigos íntimos… Se juntan unas emociones que hacen que yo necesite alguien externo para que me ayude a controlarlas. Estuve trabajando esa semana en ello y se vio en el partido, que me encontré muy bien.

No es habitual que un deportista reconozca que necesita ayuda. Es un tema tabú en el mundo del fútbol.

Sí, pero las situaciones se van modernizando. Me acuerdo del caso de Michu, que también dijo que tuvo una atención externa. No me da nada de vergüenza reconocerlo, me alegro de haber podido contar con ello y si ayudo a que más personas consigan ayuda gracias a a un psicólogo deportivo o un coach, genial. Obviamente habrá gente que no le ayude, pero yo estoy súper agradecido.

Por Take y Kang In juegan a las dos de la tarde. ¿Cómo lo llevan?

Yo muy mal. Soy un chaval que ha vivido el fútbol a las 18, a las 20 y a las 21. Me parece que la Liga no ayuda a los futbolistas. Solo ve el comercio y el marketing. Nosotros somos lo que le damos sentido a eso y nos debería ayudar un poco más.

¿Cuál es la solución, quitar esa franja horaria?

No estoy diciendo que nos quiten los partidos a las 14, pero no puede ser que haya equipos que no hayan jugado a esta hora y nosotros contra el Valencia vaya a ser nuestro tercer partido, sobre todo en estas fechas. El partido contra el Levante fue a las 16 horas y estábamos todos mareados en la primera parte porque hacía mucho calor. Nos deberían respetar un poco más. Deberían gestionarlo un poco mejor y sobre todo mirar en qué áreas del país se ponen. Me parece muy bien que los asiáticos vean el partido, pero al final estamos en España. Los aficionados de aquí también quieren ver a su equipo jugar a unas horas decentes. Queremos unos horarios normales.

El Villarreal es visto aquí como un enemigo por arrebatarle al Mallorca una plaza europea en 2010. Usted estaba en el filial. ¿Cómo recuerda aquel episodio?

No lo recuerdo, la verdad. Son temas ajenos a los futbolistas. Intento demostrar que un futbolista debe abstenerse de todo esto. Mi sentimiento por el Villarreal es muy fuerte, igual que en el Valencia, que estuve en su cantera. Obviamente mi sentimiento en el Mallorca no es tan fuerte, pero que nadie dude de que voy a darlo todo por este club. Si se quieren pegar entre clubes da igual, pero los futbolistas no tenemos nada que ver en esos casos.

¿Qué vestuario se ha encontrado, similar o diferente al del Villarreal?

He tenido la suerte de tener siempre buenos vestuarios. Sabía que me iba a encontrar un buen grupo, porque si no lo tienes no asciendes. He hecho migas con la mayoría.

¿Con alguno en especial?

A Ángel lo quería matar en el Getafe, a Maffeo igual en el Girona y ahora son dos de los que más me junto. Para nosotros es un trabajo. Con Roger me une una amistad, pero el otro día intenté que le sacaran tarjeta roja porque cometió un error. Tengo que ser así por el bien de mi equipo. Fuera de ahí, volvemos a ser amigos y buenas personas. Con Pablo quedo a cenar asiduamente, con Ángel en pretemporada también y ahora que está bien lo mismo. El fútbol es maravilloso porque te hacer cambiar de mentalidad de un momento para otro, es una pasada.

¿La experiencia es un grado?

Sí, pero hay que canalizarla bien para poder ayudar. No sirve de nada si te la quedas para ti solo y no la compartes con tus compañeros. Lo hice en el Villarreal cuando fui capitán y lo intentaré hacer aquí.

Fue el primero en salir en defensa de Gayà tras la goleada en el Bernabéu.

En mi primer partido en el Bernabéu nos metieron cuatro. En el Camp Nou me han metido cinco. Ese tipo de partidos son muy difíciles para todos. Son estadios donde siempre has soñado jugar e imagínate para un chaval que debuta en el equipo de su isla. La mala suerte de ese resbalón te pesa mucho más. Se rehizo e hizo un buen partido. Le dije que disfrutase porque eso ya se lo llevaba siempre, ya había debutado en el Bernabéu. Es un partido más, son solo tres puntos. Tienes que irte con la cabeza baja, recapacitar para mejorar y al día siguiente volver a ser tú. Si tú haces una buena temporada y el equipo baja, no has hecho buena temporada. Si haces una temporada normal y el equipo se mantiene, tú has ayudado. Eso es lo que quiero transmitir.

¿Se tiró el partido del Bernabéu? Luis García reconoció haberse equivocado al jugar al Real Madrid de tú a tú.

Creo que no. Como nos está demostrando Luis Enrique, los entrenadores son los que más saben y más información manejan. El míster, sabiendo las cargas de trabajo, decidió un once y un estilo de juego acorde al partido. Si en vez de seis, perdemos dos a uno, habría sido un buen partido. Dependes mucho del resultado. Si al minuto y medio te meten un gol es muy difícil hacer un buen partido en el Bernabéu. No voy a ser yo quien le recrimine el planteamiento del partido.

¿Luis García es tan directo con la plantilla como con la prensa?

Sí. A mí el otro día me dijo bromeando: «Chaval, vaya fichaje de mierda que te estás lesionando cada dos por tres» y yo le contesté: «Míster, por lo menos he venido gratis» ( se ríe). Es muy directo y eso es de agradecer, duela o no duela. El míster es así, es claro, intenso, dice las cosas como las piensa y si tiene que pedir perdón, lo pide. Lo más importante es que se puede hablar con él.

¿Los parones por selecciones ayudan o perjudican al futbolista?

Aquí aprovechan para meter mucha caña en los entrenamientos. A mí sí que me gustan. Son momentos en los que puedes desconectar un poco, salir a cenar con tu pareja… Son cosas que durante la temporada no haces porque hoy en día se han vuelto locos y nos están haciendo jugar cada tres días.

Mirando la tabla, se ve al Mallorca duodécimo con once puntos después de ocho jornadas. Es un inicio bonito. ¿Lo esperaban?

Desde el principio consideraba que podíamos hacer una buena temporada y creo que está siendo así. Ha habido partidos como el de Osasuna que podríamos haber sumado algún punto. Ahora estamos a tres partidos del descenso, pero esto cambia muy rápido. Si seguimos como estamos no pasaremos problemas.

¿Se le exige demasiado a este Mallorca? No ha estado ninguna jornada en puestos de descenso.

No tengo esa sensación de exigencia. Hay que ser realista y saber de dónde venimos. Todos empezamos con cero puntos. Dicen que tienes que sumar contra los equipos de tu Liga. El otro día el Alavés gana al Atlético, el Granada al Sevilla… Se está viendo que en cualquier momento puedes ganar.

Ahora llegan Real Sociedad, Valencia y Sevilla. Casi nada.

Tarde o temprano nos tienen que tocar. Puede ser un buen momento para ver el nivel que tenemos como plantilla. Va a ser muy complicado, con dos fuera de casa. Hay que demostrar que contra los equipos grandes también competimos fuera de casa.

Si escuchamos a Luis García, lo lógico es que el Mallorca pierda. Ese discurso que da en rueda de prensa entiendo que no es el mismo que en el vestuario.

A mí en pretemporada me dijo que iba a tener que acostumbrarme a perder más que a ganar. Es un discurso realista. De mitad de tabla para abajo sueles perder. Él sabe perfectamente de dónde viene porque no es la primera vez que lo hace.

Usted vivió una temporada muy convulsa en el Valencia. Contrasta con la paz que hay aquí, que no siempre ha sido así.

Supongo que no ha sido siempre tan tranquilo y eso dice mucho de los periodistas, de la afición y de la gente del club. Esa exigencia positiva para animarte a que des el máximo es la buena. No la de que pierdes un balón y que te silben. Si vamos de la misma mano va a ser mucho mejor que al revés. En el Valencia íbamos bien, ganamos la Copa del Rey y al mes se echó al entrenador. Con Kang In tuve una discusión y salió al día siguiente. Y yo me llevo genial con él. Lo que no se da cuenta la parte externa al vestuario es que puede magnificar algo que puede ser una bomba dentro del vestuario.

¿Tuvo la oportunidad de conocer a Robert Sarver?

Estuvo aquí y estuvimos hablando con él. En mi caso poco que no tengo ni papa de inglés, pero transmite energía. Es importante que el dueño de un club se deje ver. Te da un plus de confianza. Es como el otro día ver a Rafa Nadal viendo el partido, te da una motivación extra.

EN CORTO

¿Su mejor amigo dentro del vestuario?

Pablo Maffeo.

¿Un jugador que le haya sorprendido?

Dani Rodríguez. 

Defina a Luis García en una palabra.

Carácter.  

¿Mejor entrenador a lo largo de su carrera?

Marcelino García-Toral.

¿Un plato?

La paella.

¿Un libro?

El secreto de un ganador, de Novak Djokovic.

¿Una película?

Ciudad de Dios.

¿Un lugar de Mallorca?

Sóller.

¿Messi o Cristiano?

Messi y Cristiano. 

¿Cuál es su red social favorita?

Instagram y Twitter para leer noticias. 

¿Lee lo que se escribe de usted?

No.

¿Duerme bien después de una derrota?

No duermo bien ni después de una victoria. 

Compartir el artículo

stats