Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Russo se gana la Primera División a pulso

El central argentino del Mallorca relata el duro camino que atravesó desde su llegada a España con 17 años, pasando por varios equipos antes de tener la oportunidad en el club bermellón

Franco Russo protege el balón en el partido ante el Levante.

Franco Russo protege el balón en el partido ante el Levante. Manu Mielniezuk

Alcanzar la elite del fútbol no es un premio sencillo de conseguir. Se cuentan por miles los jóvenes futbolistas con talento que se quedan por el camino. Ya sea por mala suerte, una inoportuna lesión o fallar en el momento preciso, muchos acaban abandonando el sueño de llegar a convivir con los astros del balompié. Uno de ellos podría haber sido el central italoargentino del Mallorca Franco Russo (Buenos Aires, 1994). Pero a base de esfuerzo y tesón, el joven chico que dejó su Buenos Aires natal con apenas 18 años, cargado con una maleta y y una promesa, logró superar todos los baches que se le pusieron por delante.

Una prueba en el filial del Rayo Vallecano le convenció para dejar el CA All Boys y cruzar el charco hacia España. Dos días después de llegar, cuando ya le ofrecieron un contrato, se lesionó y al cabo de una semana se vio fuera del club. «Estaba solo en Madrid, viviendo en una habitación y no sabía qué hacer», explica Russo en un vídeo publicado por el Real Mallorca. Tras recuperarse, fue el histórico Lleida quién le ofreció una prueba. Pero no todo iba a ser tan fácil. «Estaba en un hotel y el director deportivo del club se olvidó de ir a buscarme. Dio la casualidad de que un miembro del cuerpo técnico del Tamarite conocía a uno del Lleida y acabé yendo hacía allí», recuerda. En el humilde club oscense, Russo vivió en sus carnes la realidad del fútbol regional: «Cobraba cincuenta euros por semana. Iba al Mercadona con la calculadora. No salía de mi casa ni para tomar un café, la prioridad era comer». 

Russo, durante su etapa en el Tamarite.

Russo, durante su etapa en el Tamarite. @franrusso3

Tras firmar por el filial del Espanyol B, con una cesión al Vilafranca de la Tercera catalana por en medio, acabó marchándose al Ontinyent. En ese curso, el 2017/18 en Segunda B, se enfrentó al Mallorca en Liga. Y tan buena fue la impresión que causó en Vicente Moreno, entrenador por aquel entonces, y la dirección deportiva, que no dudaron en firmarle para el año siguiente, esta vez ya en Segunda. 

Con el Ontinyent, se enfrentó al Mallorca en Segunda División B. @franrusso3

Era su primera experiencia en el fútbol profesional, pero Raíllo, Xisco Campos y Valjent, a partir de enero, le cerraron las puertas del terreno de juego. Tan solo participó en cuatro partidos –jugó tres en Copa– y, una vez logrado el ascenso a Primera, el club decidió cederle a la Ponferradina, para foguearse en la categoría de plata. 

Con el descenso del Mallorca esa temporada y a pesar de que no estaba claro si retornaría a la disciplina bermellona, viendo él con buenos ojos continuar en el conjunto berciano, Russo contó desde el primer día para Luis García. Pese a no tener la vitola de titular, su importancia creció dentro del equipo, disputando el curso pasado 18 partidos en Liga y siendo un recambio de garantías para la dupla Valjent-Raíllo. 

En la Ponferradina encontró la continuidad que necesitaba en Segunda División.

Su contrato expiraba en junio de 2022 y el club le extendió una nuevo hasta 2024, con un divertido vídeo con el jugador, explicando éste los beneficios de la dieta vegetariana. Con el ascenso a Primera, Russo rozaba con los dedos el sueño de todo futbolista. «Cuando le dije a mi hermana que iba a debutar se quebró, se puso a llorar y yo también», explicó sobre sus horas previas antes de debutar frente al Alavés. 

Tres partidos, tres victorias

Esta temporada ya son tres los partidos que ha jugado como titular y en todos ellos el Mallorca se ha llevado la victoria sin encajar goles. El central de 26 años está sorprendiendo a todos con su gran rendimiento en su primer año en la elite. La baja de larga duración de Raíllo le ha abierto las puertas del once y Russo está respondiendo a las mil maravillas. Su fortaleza física, unida a su cada vez más depurada técnica en la salida del balón, le convierten en uno de los centrales con mejor presente y futuro del conjunto bermellón. Fueron muchos los peldaños que ha tenido que ir escalando, pero se ha ganado estar en Primera a pulso y no es algo que vaya a dejar escapar.

Compartir el artículo

stats