Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Antonio Raíllo, de vilipendiado a admirado en el Real Mallorca

El central cordobés cumple este martes cinco años en el conjunto bermellón siendo el único jugador, junto a Lago Junior, que sobrevive del equipo que descendió a Segunda B

Antonio Raíllo, durante un partido de la pasada temporada.

29 de junio de 2016. El Real Mallorca anuncia el fichaje de Antonio Raíllo. Este martes, cinco años después, el futbolista cordobés es uno de los pilares del conjunto bermellón. Solo Lago Junior lleva más tiempo en la entidad que el central andaluz. Su paso por la isla no ha estado exento de polémica y durante varios meses tuvo pie medio fuera del club. A día de hoy, y con contrato hasta 2024, es uno de los jugadores más queridos por la afición, valorado por el cuerpo técnico y estimado por la propiedad.

Raíllo aterrizó en un Mallorca en pleno proceso de formación. La propiedad americana acababa prácticamente de desembarcar en la isla y al frente de la dirección técnica Maheta Molango situaba a Javi Recio como máximo responsable. El exjefe de captación de futbolistas del Espanyol fue clave en la operación del cordobés, quien arribó a la isla a coste cero para competir por un puesto con Héctor Yuste y Jon Ansotegui.

Durante la temporada 2016/17, con el equipo en Segunda División, el andaluz se ganó desde el primer momento la confianza de Fernando Vázquez, una continuidad que extendió también con Olaizola. Sin embargo, con la llegada de Sergi Barjuan al banquillo, Raíllo fue apartado y tan solo disputó uno de los diez encuentros que dirigió el técnico catalán. El defensa cordobés fue uno de los jugadores señalados por la afición tras el catastrófico descenso a Segunda B y su futuro parecía estar lejos de la isla.

Todo, si cabe, se desbarató todavía más el 10 de julio de 2017, día en el que Vicente Moreno dirigió su primer entrenamiento en Son Bibiloni. «¡Ojalá te rompas la cabeza, Raíllo!», fue la frase más bonita que escuchó esa tarde el defensa andaluz por parte de la afición mallorquinista. La tensión subió más si cabe una vez finalizada la primera puesta a punto, cuando el futbolista cordobés se dispuso a abandonar el campo y varios aficionados se acercaron a él y le amenazaron con pegarle una paliza. Raíllo, lejos de amedrentarse, respondió a los ultras, quienes llegaron a romper una barrera del recinto para intentar acercarse a él.

La ruptura entre la entidad mallorquinista y el jugador parecía irremediable, pero para sorpresa de todos, solo dos semanas después, el club anunciaba la renovación del cordobés hasta 2021. A base de trabajo, poco a poco Raíllo volvió a meterse a la afición en el bolsillo. La gran temporada del equipo en Segunda B, con ascenso incluido, hizo olvidar los desagradables capítulos vividos y en poco tiempo el cordobés se convirtió en uno de los jugadores más valorados de la entidad.

El futbolista andaluz no tuvo ningún problema para adaptarse a la categoría de bronce del fútbol español, brilló en Segunda durante la temporada 2018/19 y rindió a un nivel más que aceptable en Primera. Con Vicente Moreno al frente del equipo, Raíllo disputó un centenar de encuentros y llegó a anotar tres goles. Su peso dentro del vestuario fue tomando forma y en numerosas ocasiones el futbolista expresó su intención de renovar por el club.

Sin embargo, las negociaciones se bloquearon con Maheta Molango al frente de las mismas y tuvo que ser Pablo Ortells quien, hace justo hoy un año, desatascara la situación. Raíllo renovaba hasta 2024, alargando por tres años más su vinculación con el club.

Esta última temporada, con Luis García Plaza, el futbolista cordobés ha mantenido su protagonismo. El central ha disputado un total de 36 partidos, siendo el jugador de campo que más minutos ha disputado (3.102) y ha anotado dos tantos, el primero frente al Málaga, en la victoria del conjunto bermellón por 3 a 1, y el segundo ante el Leganés en la jornada 32, gol que supuso el triunfo del equipo ante los madrileños.

En cinco años, Raíllo ha pasado de ser vilipendiado a admirado. Nadie podía suponer una reconciliación entre jugador y afición dadas los desagradables capítulos que se vivieron en su día, sin embargo, el compromiso del futbolista, su entrega en el verde y su gran calidad dieron un golpe de timón a esa resquebrajada relación y hoy en día es uno de los futbolistas más queridos por el mallorquinismo.

Compartir el artículo

stats