Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SEGUNDA DIVISIÓN

El Real Mallorca afronta su ascenso menos agónico

El conjunto bermellón tiene ante sí la posibilidad de lograr la promoción más plácida de entre las ocho que ha conseguido en su centenaria historia

Raíllo y Dani Rodríguez felicitan a Abdón tras firmar la tercera diana ante el Dépor en el último ascenso.

Raíllo y Dani Rodríguez felicitan a Abdón tras firmar la tercera diana ante el Dépor en el último ascenso.

El Real Mallorca de Luis García Plaza tiene ante sí la posibilidad de cerrar el ascenso más plácido de su centenaria historia. Ocho son las promociones a Primera División que el conjunto bermellón ha logrado hasta la fecha, pero en todas ellas ha habido un grado de sufrimiento no apto para cardiacos. Sin embargo, esta temporada, el equipo se encuentra a tan solo siete puntos de lograr el preciado objetivo cuando todavía quedan 15 en juego. El conjunto mallorquinista tiene muchas posibilidades de cerrar la promoción a falta de dos, o incluso de tres, jornadas para que finalice el campeonato y poder respirar tranquilo en los últimos partidos del curso.

En seis de los ocho ascensos labrados por el Mallorca hasta la fecha, el conjunto bermellón ha tenido que apurar sus opciones hasta la última jornada. Precisamente los tres últimos los ha cerrado en la disputa de los play-off (88-89, 96-97 y 2018-19), con toda la ansiedad y el histerismo que ello conlleva.

El aficionado mallorquinista también ha tenido que estar conectado, muchas más veces de las que le habría gustado, al transistor a la espera de conocer los resultados de otros partidos que afectaban directamente a sus posibilidades. Solo en dos ocasiones (64/65 y 68/69), el equipo ha conseguido respirar tranquilo antes de la última jornada. Pero esta temporada, todo hace indicar que el sufrimiento de antaño quedará aparcado y que la promoción se podrá cerrar mucho antes, incluso, de lo previsto.

El Mallorca logro su primer ascenso a Primera División en la temporada 59/60. Por aquel entonces la Segunda División se dividía en dos grupos (norte y sur) y solo los dos campeones ascendían. Córdoba y Jaén se jugaron en la última jornada esa plaza con el conjunto rojillo. El Mallorca venció al Levante por -, con goles de Mir y Rodríguez, y el Córdoba perdió ante el San Fernando, una combinación de resultados que le dio el ascenso.

En la 64/65, el equipo pudo cerrar la promoción en Melilla, a falta de una jornada para finalizar el campeonato. El equipo festejó el ascenso en el Sitjar junto a su afición, una jornada después, frente al Cavo Sotelo. Cuatro temporadas después, en la 68/69, el Mallorca logró subir también en la penúltima jornada, al ganar al Indauchu por 1 a 3. El último partido en el Sitjar volvió a convertirse en una fiesta con victoria por 2 a 1 frente al Alcoyano.

En la temporada 82/83, el Mallorca dispuso de hasta tres partidos para certificar su ascenso a la máxima categoría, pero apuró hasta el último minuto para lograr el que es el ascenso más agónico de su historia. Perdió en Alicante en la antepenúltima jornada, cayó en casa frente al Cádiz en la penúltima y dejó toda a la suerte para el último partido. Los mallorquinistas tampoco hicieron los deberes, sumando una nueva derrota frente al Castilla, y tuvieron que esperar ocho minutos a que concluyera el partido que el Rayo disputaba en Riazor para certificar el frustrado ascenso gallego.

El 18 de mayo de 1986, más de 3.500 seguidores se desplazaron a Logroño para animar al Mallorca. Hasta seis equipos entraban en la lucha por la tercera posición que otorgaba el ascenso. Ni Elche, ni Castellón, ni Deportivo, ni Bilbao Athletic fallaron en su cometido, pero el conjunto bermellón firmó una victoria in extremis en el minuto 86, que le permitió lograr en ansiado objetivo. En la 88/89, los de Serra Ferrer, que finalizaron cuartos en Segunda, se midieron al Espanyol en una promoción que empezó mal, ya que en la ida sucumbieron en el estadio de Sarrià por -. En la vuelta, con un Sitjar hasta los topes, el Mallorca logró adelantarse con un testarazo de Nadal. No obstante, el duelo se resolvió en la prórroga gracias a una histórica diana de Vidal (-).

Durante el curso 96/97, el Mallorca volvió a jugarse la promoción en los play-off. El Rayo Vallecano, mismo rival que el curso anterior le había privado del ascenso, cayó en el partido de la ida en el Sitjar por 1 a 0. En la vuelta, los madrileños se adelantaron, pero Carlitos puso el empate. Pese a que los vallecanos se alzaron con el triunfo (2-1), el resultado fue insuficiente para evitar el ascenso de los bermellones.

El 23 de junio de 2019 quedó grabado en la memoria de todo el mallorquinismo. Tras finalizar quintos del campeonato y zanjar una primera eliminatoria frente al Albacete, el Mallorca cayó en Riazor por un 2 a 0 que ponía la eliminatoria muy cuesta arriba para para los hombres de Moreno. Budimir en el 20, Salva Sevilla en el 62 y un testarazo de Abdón Prats, héroe del ascenso, en el 83, dieron la vuelta a la promoción y dieron el último ascenso del equipo a la máxima categoría del fútbol español. 

Compartir el artículo

stats