Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Lletra menuda: Preferencia natural por la lengua propia

La lengua catalana está atravesando un proceso específico en Baleares. Su enseñanza reglada hace que su conocimiento sea más extenso que nunca pero, al mismo tiempo, su uso social decrece a un ritmo acelerado. Tal arrinconamiento es fruto, con toda probabilidad, del alto incremento de población de procedencia foránea y a la falta de concienciación sobre los valores enriquecedores de una lengua propia. Ante esta realidad palpable y audible no queda más remedio que adoptar medidas de protección que garanticen lo establecido en el Estatuto de Autonomía y en la Ley de Normalización Lingüística.

En esta línea conviene interpretar los acuerdos que acaba de adoptar el ayuntamiento de Valldemossa y su repercusión precisamente en un municipio de amplio impacto turístico. Nada debe sacarse de contexto. Por tanto, no habrá conocimiento bien enfocado de La Cartoixa si el visitante no se percata de que en el lugar existe un idioma propio con unos usos vigentes y actualizados.

El catalán será lengua preferente en todos los movimientos que genere la casa consistorial de Valldemossa y requisito necesario en las señalizaciones –no en las denominaciones– comerciales. También para la obtención y renovación de las licencias de ocupación de la vía pública. Pura coherencia. En la calle debe estar en lenguaje natural de los habitantes de la población, un uso que, bien entendido, también se convierte en instrumento de hospitalidad y exhibición de la realidad local. Una comisión de seguimiento velará para que estas cosas se cumplan en Valldemossa. El día en que su existencia no sea necesaria significará que el catalán mejora en salud y normalidad.

Compartir el artículo

stats