Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra Menuda | Un recorrido inmaduro que lleva al desencuentro

Las llamadas vías verdes, esos trazados peatonales y ciclistas, tanto si son de recorrido nuevo como si aprovechan usos anteriores, han adquirido la mala costumbre de nacer con polémica en Mallorca y después acabar siendo aceptadas de manera desigual. Ocurrió con la del tren de Llevant y ahora se reproduce en el proyecto entre Alaró y Consell. Es un reflejo más de los altos déficits de movilidad y presión territorial que afectan a la isla.

En esta última iniciativa se puede dar por imposible el consenso de la madurez porque abundan los defensores y los detractores, el Govern no está dispuesto a modificar su proyecto y queda poco del antiguo recorrido del tren. También es la consecuencia de la pérdida de patrimonio. Todo hace suponer que al final aflorará una via verde del descontento que el tiempo y la resignación irán consolidando por la fuerza de la costumbre y porque Alaró y Consell necesitan beneficiarse de una comunicación más humana y sana en la que los elementos mecánicos no tengan la exclusiva contaminante.

Compartir el artículo

stats