Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

El urbanismo furtivo es arrogante y atrevido

Más que en el fracaso del intento, la noticia está en que se haya tenido la osadía de pedir la legalización de la pista de pádel de Biniali. Es así porque las razones que apuntan a su demolición no están solo en la reglamentación urbanística y protectora del patrimonio, sino que afloran desde el sentido común y los valores de la estética elemental.

Dicho esto, también conviene fijar la atención sobre el hecho de que, aún con los máximos niveles de protección que tutelan a Biniali, haya sido posible transformar la instalación de tenis en recinto acristalado para pádel y no adscrito a vivienda alguna. Si ha sido necesario que un particular denunciara la construcción, significa también que los niveles de vigilancia y control resultan insuficientes en Sencelles o van muy por detrás del ritmo de crecimiento de las obras.

En pocas palabras, no basta con disponer de una legislación urbanística clara y protectora. Poco se hará con ella si no va acompañada de métodos eficaces para su aplicación. La construcción irregular es muy atrevida.

Compartir el artículo

stats