Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fent i Desfent | Fiestas populares como el Firó o la Patrona se quedan sin poder usar escopetas al prohibirlo la ley

Fent | La izquierda chic y el coche eléctrico

Querida. Cuando la izquierda chic te dice que tienes que comprar un coche eléctrico, en realidad lo que te está diciendo es que vayas a pie. Iluso de mí que me los creí y cuando me dispuse a picar en el anzuelo en vez de coche acabé comprándome una patineta eléctrica. Es a lo más alto a lo que pude llegar porque eso del coche eléctrico no es más que una quimera, muy cara para la plebe como yo, que está muy lejos de que llegue a ser una realidad masiva y cotidiana por las carreteras. Que sepas pues que te he mentido, que no paseo el buen nombre de esta cabecera a bordo de un vehículo eléctrico. Que sepas que esta corresponsalía se mueve en una simple patineta eléctrica por las calles de mi ciudad como hormiga atómica alocada en busca de la más grande de las primicias. Que por cierto, esta semana la has tenido con todo el tinglado ese de las armas de fuego en las fiestas populares. A mi modo de ver además de un anacronismo el uso de escopetas y otras armas es un peligro en fiestas que reúnen multitudes, alcohol y algún que otro descontrolado. En fin, desde Sóller con amor.

Desfent | Se cargan nuestras tradiciones

Imagino que con 7.000 cartuchos menos a disparar y la mitad de pólvora que antes, este año tu Firó será más llevadero teniendo en cuenta que debes ser el único embajador solleric que se marcha del valle ese día tan esperado para el resto de la población y, más ahora, tras dos años sin celebrarlo. La realidad es que me puedo imaginar el jarro de agua fría que ha caído entre los organizadores de fiestas populares tan emblemáticas como el Firó o la Patrona la aplicación del cambio legislativo introducido hace dos años en el Reglamento de Armas que prohíbe la utilización de armas de fuego en fiestas populares. Ya te digo que a golpe de cambios normativos, poco a poco se van cargando nuestras tradiciones y dan baza a las neofiestas sin sentido ni arraigo. Nada, querido, ya que sacamos el término «neo», añadiré que si encima le añades que un icono como la piscina del Mar y Paz de Can Picafort ha quedado sepultada para transformarla en una futura neoplaza, te digo que poco a poco van enterrando los recuerdos de antaño. ¡Desde el Pla con amor!

Compartir el artículo

stats