Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una calle de Son Servera con cuatro nombres en 56 años

Fina Frontera es una vecina de la calle Sol que se planta en el pleno municipal para reprochar al Consistorio que cambiara la denominación sin consenso con los vecinos. Critica los «trastornos» que conlleva cambiar el domicilio de toda la documentación

Una calle de Son Servera con cuatro nombres en 56 años

El malestar de los vecinos de la calle Sol de Son Servera quedó patente en la última sesión plenaria celebrada este jueves. Cabe recordar que en septiembre dicha vía pasó a denominarse Serafín Nebot, músic. El cambio de nombre saltó al pleno gracias a la paciencia de Fina Frontera, una vecina serverina que aguantó más de tres horas y media de sesión plenaria para poder intervenir y así poder recriminar a los políticos serverins que aprobaran por unanimidad el cambio de nombre de la calle sin tener en cuenta la opinión de los vecinos. Dicha vecina también criticó que no lo hubieran consultado con ellos hasta después de llevarlo acabo. 

«No tengo nada en contra de Serafín Nebot pero no nació en esta calle»

decoration

Fina Frontera aprovechó su intervención para recordar a los regidores que lleva viviendo 56 años en esta calle y que durante este periodo de tiempo ha visto cómo han cambiado hasta en cuatro ocasiones su denominación. Y es que cambiar el nombre de la calle conlleva algún que otro quebradero de cabeza a los residentes. Así les dejó claro que este cambio de nomenclatura ocasiona «trastornos» a los vecinos, que se ven obligados a tener que cambiar el domicilio en mucha documentación. 

«Nada tengo en contra de Serafín Nebot», manifestó, «pero no nació en esta calle» [en alusión a la justificación oficial de la sala para el cambio de nombre] sino en la calle del mar. Aquí [ en la calle Sol] solo vivió tres o cuatro años», reprochó. «Hay que pedir opinión a los mayores que son quienes saben de estas cosas y trayectorias», esgrimió Fina Frontera ante el pleno al tiempo que recordaba a las autoridades municipales que están muy disgustados con la decisión tomada. Dirigiéndose al pleno de la corporación soltó un «creo que os tendríais que disculpar». Ante tal petición, la alcaldesa, Natalia Troya, le respondió que ya lo habían hecho pero finalmente se reiteró en la disculpa. 

Además Fina Frontera se mostró muy enfadada con los comentarios de uno de los regidores, el cual no quiso citar, a pesar de disponer de pruebas, cuando dijo a un vecino «déjalos que en unos días ya se habrán olvidado». La mujer les recordó que en la calle sí hay gente mayor, pero ninguna padece de alzheimer y que si querían homenajear al músico, le hubieran podido poner su nombre al edificio municipal de la Escuela de Música, sugirió. 

Por urgencia

Por otro lado, por unanimidad y por urgencia se presentó un punto, para el incremento de las dietas que reciben los regidores de la oposición [PP, On Son Servera-El Pi y Podemos] por asistir a las asambleas de los diversos órganos colegiados. Así la asistencia de los portavoces a las sesiones plenarias que era de 360 euros pasara a 631 euros para el portavoz y 381 para el resto de regidores. Las asistencias a comisiones informativas se mantiene en 30 euros, mientras que las juntas de portavoces pasa de 100 euros a 350 euros. Con unas limitaciones anuales de 3.800 euros por asistencia a plenos de los portavoces y 4.600 euros para el resto y de 2.100 euros anuales para las juntas de portavoces.

Compartir el artículo

stats