Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santanyí abre expediente al centro de menores para comprobar su legalidad

El IMAS subraya que el servicio cuenta con los correspondientes permisos y sostiene que «nunca» se avisa a los municipios de que se va a poner en funcionamiento este tipo de acogida

La alcaldesa de Santanyí, Maria Pons (PP). |

La Policía Local de Santanyí se personó ayer en el centro de menores dependiente del Consell de Mallorca recientemente abierto en foravila para notificar a la empresa que gestiona el servicio que el Ayuntamiento ha abierto un expediente para determinar si cuenta con los correspondientes permisos para realizar la actividad.

Esta actuación se produjo el mismo día en que el Ayuntamiento de la localidad, presidido por la alcaldesa Maria Pons (PP), expresó su sorpresa por no haber recibido ninguna notificación por parte de la institución insular de que se iba a poner en funcionamiento este centro de acogida para menores extranjeros.

El Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS), el organismo insular encargado de la protección de los menores, subrayó ayer que el servicio cuenta con todos los avales administrativos, e informó de que «nunca» se avisa a los ayuntamientos de que se va a ubicar un centro de estas características.

Preservar la seguridad

Fuentes del IMAS explicaron que, actualmente, existe hasta una treintena de instalaciones de este tipo repartidas por la part forana y Palma, y reiteraron que nunca desvelan la ubicación de estos centros con la finalidad de preservar la seguridad de los usuarios. El pasado jueves, el Partido Popular denunció que la apertura del centro de menores en Santanyí se había hecho sin avisar previamente al Consistorio, tras el precipitado cierre de la instalación existente en Son Roca por las quejas vecinales. Ayer, la alcaldesa Maria Pons realizó las primeras declaraciones al respecto, explicando la versión municipal. Señaló que el miércoles la Policía recibió una llamada alertando de que una vivienda podría haber sido okupada.

Cuando los agentes se personaron, agregó, les atendió una mujer que se presentó como la directora del centro de acogida de menores. Los agentes levantaron entonces un acta que se remitió después al jefe de Policía, quien a su vez informó a la alcaldesa de que se estaba desarrollando esa actividad. En el Ayuntamiento, remarcó Pons, ningún departamento tenía constancia de ello. Posteriormente, el Consistorio tuvo conocimiento, a través de la Guardia Civil, de que uno de los menores allí acogidos se había fugado.

Derechos de los vecinos

La alcaldesa de Santanyí señaló que había hablado con la presidenta del IMAS, Sofía Alonso, a quien trasladó su «enfado» por el hecho de que no se hubiese informado previamente al Ayuntamiento. «Creo que todos los vecinos de este municipio tienen derecho a saber qué actividades se desarrollan en su municipio. Quedé con ella para futuras comunicaciones», afirmó.

Pons refirió que el jefe de Policía se puso en contacto con el centro para pedirles si necesitaban ayudas en la búsqueda del menor que se había fugado. «Dijeron que no, que ya lo habían comunicado a la Guardia Civil», indicó Pons. Según informaron fuentes policiales a este diario, el joven fugado fue localizado en la jornada de ayer en Palma y se estaba a la espera de devolverlo al centro de menores.

Un nuevo centro para reemplazar al de Norai entre protestas vecinales

A finales del pasado mes de octubre, el Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS) anunció que abriría un nuevo centro de menores «con más recursos y más profesionales especializados» para reemplazar al de Norai, en el punto de mira de los vecinos de Son Roca. El centro Norai, con 20 plazas, funcionaba desde 2013 como centro de primera acogida para menores migrantes que llegan a la isla sin familiares que se hagan responsables de ellos. Los vecinos habían denunciado un incremento de altercados.

Compartir el artículo

stats