Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parte del PP de Calvià arremete contra la «intervención» de la junta desde Palma

Afiliados dudan de que se cumpla el plazo del próximo 31 de diciembre para renovar el liderazgo local ante las dificultades de la dirección para encontrar un candidato que encarne una «tercera vía» para unificar la formación

Representantes del Grupo Popular en el ayuntamiento de Calvià. | JUAN LUIS IGLESIAS

El PP de Mallorca, liderado por Llorenç Galmés, se fijó el pasado septiembre como plazo renovar todas las juntas locales para el próximo 31 de diciembre, pero se está encontrando con serias dificultades para hacer cumplir esa previsión en algunos municipios. El caso más evidente es el de Calvià, un feudo para los populares, que gobernaron entre 2003 y 2015, donde actualmente están en la oposición. Un grupo de afiliados lamenta que la junta local haya sido «intervenida de hecho» por la dirección del PP insular, sin que, asegura, se sepa hasta la fecha cuándo habrá un nuevo liderazgo que permita relanzar el partido para los próximos comicios.

En círculos internos de los populares calvianers, expresan su sorpresa por el «masivo casting» iniciado por el PP de Mallorca para encontrar un nuevo líder para el municipio, que diluya las diferencias internas que han aflorado esta legislatura entre la parte de la formación que respalda a la actual portavoz municipal, Luisa Jiménez -quien tomó el relevo de José Manuel Ruiz tras los malos resultados electorales de 2019- y otra parte, más reducida, que no comparte su liderazgo y que, durante la legislatura, ha amenazado con deserciones masivas de afiliados.

Sin frutos

En esa búsqueda de una tercera vía, la dirección popular no está cosechando frutos. Fuentes internas del PP de Calvià reconocen que son varios los exconcejales del partido que han recibido llamadas desde Palma en que se les ofrecía la posibilidad de encabezar la junta local. Unas propuestas que, según estas fuentes, han sido desestimadas una a una. Algunos de estos exediles consultados fueron caras bien conocidas del Grupo Popular en las épocas de Manu Onieva y José Manuel Ruiz al frente del partido. «No están encontrando a nadie. Da la sensación de que nadie se quiere comer el ‘marrón’», resumen, en tono coloquial, varios afiliados.

Los más críticos del partido sostienen que, desde que la junta insular del PP de Mallorca anunció el pasado octubre que asumiría las funciones que desempeñaba la gestora -lo que algunos dentro del partido califican de «intervención de facto»-, han echado en falta unas directrices claras por parte de la dirección palmesana sobre qué pasos seguirá el partido a nivel local en las próximas semanas.

«Como todavía no se ha decidido quién será el líder, parece que está todo parado. Por ejemplo, no se han puesto en marcha ni grupos de trabajo. Y las elecciones están a la vuelta de la esquina», afirman voces internas. «Estamos sin rumbo, desorientados», agregan. En las últimas semanas, el Partido Popular ha ido anunciando cada semana renovaciones de juntas locales en diferentes municipios de la isla. La última, ayer por la tarde, en Santanyí, en que Álvaro Solano fue proclamado presidente y Maria Pons, su secretaria general. Las renovaciones más complicadas se están dejando para el final. Así sucede con Calvià, el caso más paradigmático. Para la recta final, quedan también localidades como Bunyola, Campanet, Petra o Vilafranca, entre otras.

Compartir el artículo

stats