Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Atlas’ es el proyecto ganador para reformar la fábrica de Can Morató

La propuesta de los arquitectos Jordi Badia y Erik Herrera gana el concurso para la rehabilitación del emblemático edificio ‘pollencí’ que se convertirá en la nueva sede de Caixa Colonya

‘Atlas’ es el proyecto ganador para reformar la fábrica de Can Morató

Un diálogo entre las distintas épocas que la antigua fábrica de tapices Can Morató ha visto pasar. Atlas es la propuesta del equipo de arquitectos formado por Jordi Badia y Erik Herrera que ha ganado el concurso para la rehabilitación del emblemático edificio que se convertirá en la nueva sede de Caixa Colonya. Badia define su proyecto como un Atlas porque se trata de una «superposición de capas de estados pasados y presentes que se mezclan, se interrumpen y se complementan». «Queríamos que estuvieran presentes todas las épocas que ha vivido el edificio», resume el equipo ganador, que no esconde su ilusión por rehabilitar un «edificio magnífico que ofrece grandes posibilidades». Así BAAS arquitectura con sede en Barcelona y Mallorca y EH arquitectura con base a Palma unen sus esfuerzos para rehabilitar la antigua fábrica de tapices apostando por un proyecto que respeta de «manera muy intensa» el edificio existente y que encaja de «forma tranquila y armónica con edificio, el lugar y con Pollença». El objetivo es «respetar lo máximo posible todos los valores originales del edificio». 

El jurado, formado por cinco representantes del Consejo de Administración de Colonya, Josep Masot de Arca y los arquitectos Rafael Moneo, Lluís Clotet, Elies Torres y Pere Nicolau ha destacado que dicho proyecto aborda con claridad cómo proceder en la conservación de los elementos estructurales existentes. Desde el inicio, argumentan, el proyecto intenta influir y modular el entorno. La propuesta gira en torno al uso que se hacen de los vacíos y se configura como un edificio alrededor de un patio. 

El patio

Así, Jordi Badia explica que se transforma en un edificio que recupera el patio como centro de gravedad de todo el complejo y trata de construir o de relacionarse con los espacios vacíos que hay a su alrededor. También proponen adecuar el espacio de delante como una plaza pública. «Reconstruimos partes que se han ido deteriorando con el paso del tiempo y construimos otras que nunca existieron pero que parece que el edificio necesitaba. Se construirán con un hormigón blanco que creemos que encaja con la historia del edificio». El guiño al pasado vendrá en forma de alfombra. «Queremos recuperar la historia de las alfombras. Utilizamos los diseños de las alfombras creadas en la fábrica para trasladarlos a unos pavimentos de hormigón que tendrán el mismo dibujo. Es una manera de explicar la continuidad entre los antiguos ocupantes (la familia Moretó y sus trabajadores) y los nuevos de Caixa Colonya. Es un hilo de continuidad entre pasado y presente», desgrana el equipo ganador que podrá seguir en su línea de trabajo de descubrir «el valor que tiene la arquitectura industrial y mostrarlo».

El proyecto hace un guiño a las alfombras.

El proyecto hace un guiño a las alfombras.

Compartir el artículo

stats