Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente da vía libre a la reforma de la antigua fábrica de tapices de Can Morató de Pollença

La comisión dependiente del Govern concluye que la actuación será beneficiosa y que ayudará a poner en valor el patrimonio industrial textil

Imagen de la fachada principal de la fábrica de tapices de Can Morató.

Imagen de la fachada principal de la fábrica de tapices de Can Morató.

La comisión de Medio Ambiente de Balears ha dado luz verde a la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Pollença mediante la que se desclasifican los terrenos donde se ubica la antigua fábrica de tapices de Can Morató, un trámite que allana el camino de la reforma de la factoría por parte de la entidad Caixa Colonya para convertir el histórico equipamiento industrial en su nueva sede corporativa.

Con la modificación urbanística llevada a cabo por el ayuntamiento de Pollença, los terrenos de Can Morató, hasta ahora calificados como sector urbanizable no programado, pasan a formar parte del suelo rústico con la categoría de área de transición. La parcela tiene una superficie de 6.171 metros cuadrados y está ubicada entre la carretera del Port de Pollença, el torrente de Sant Jordí y el Camí de Can Joanot

En estos terrenos se ubica la antigua fábrica de Can Morató, de 3.000 metros cuadrados construidos, que estuvo activa entre los años 1922 y 1960 y que fue declarada como bien catalogado en el año 2002. Actualmente, el conjunto industrial está totalmente abandonado y ha sido víctima de actos vandálicos en diversas ocasiones.

Caixa Colonya adquirió el complejo a principios de año con el objetivo de rehabilitarlo y convertirlo en su sede

decoration

A principios de año, Caixa Colonya alcanzó un acuerdo con la propiedad para comprar el antiguo equipamiento industrial, aunque la adquisición está condicionada a la posibilidad de reformar el complejo para convertirlo en su sede central y de la Fundació Guillem Cifre de Colonya. De hecho, el proceso de reforma ya se ha iniciado y el concurso de ideas convocado por la caja de ahorros recibió unas 50 propuestas arquitectónicas

No obstante, a pesar de que el proceso previo a la reforma del complejo sigue su curso, Colonya Caixa Pollença está pendiente de que el Ayuntamiento culmine la modificación urbanística necesaria para después otorgar la licencia de obras y que el resto de administraciones implicadas emitan sus correspondientes informes. El informe de la comisión de Medio Ambiente, entre otros, era uno de los obstáculos que había que salvar y ha resultado favorable a los intereses del Ayuntamiento y de la entidad propietaria del complejo.

Impacto positivo

La resolución de Medio Ambiente, firmada por el presidente de la comisión, Antoni Alorda, el pasado mes de agosto, observa que la modificación del PGOU “supone un impacto positivo sobre el medio ambiente” ya que la desclasificación “evita la urbanización” de este sector y “favorece la recuperación y restauración” de la fábrica, lo que “permitirá conocer el pasado industrial textil de Pollença y evitar el riesgo que suponen actualmente las instalaciones abandonadas y en ruinas”.

 Actualmente, el expediente ya dispone de los informes de la dirección insular de Urbanismo, el departamento de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística, el servicio de Protección de Especies, el servicio de Gestión Forestal y Protección del Suelo y del servicio de Estudios y Planificación, que han informado de forma favorable con algunas prescripciones.

Por todo ello, la comisión medioambiental ha decidido no someter la modificación urbanística a una evaluación ambiental estratégica ordinaria ya que “no se prevén efectos significativos sobre el medio ambiente”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats