08 de marzo de 2020
08.03.2020
Diario de Mallorca
Desde el vagón

Usuarios de SFM: "No podemos seguir así, hay líneas de tren que están brutalmente saturadas"

Los pasajeros reclaman incrementar las frecuencias ante las continuas aglomeraciones - "La situación es insostenible", denuncian

07.03.2020 | 21:03
Usuarios de SFM: "No podemos seguir así, hay líneas de tren que están brutalmente saturadas"
Usuarios de SFM: "No podemos seguir así, hay líneas de tren que están brutalmente saturadas"

Decenas de pasajeros van de pie en el tren. Se agarran como pueden a las barras y los asientos para no caer. No quedan asientos libres, pero la entrada de viajeros no cesa. Se colocan donde pueden. Los pasillos empiezan a llenarse y el tren aún debe pararse en varias estaciones más. Esta estampa se repite "día tras día" en los vagones de los Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM), sobre todo en las horas punta (las frecuencias anteriores a las ocho de la mañana, a las 15.17 y a las 18.17). "La situación es insostenible. El tren va siempre lleno", denuncia Neus Fiol, usuaria habitual del tren.

Hace veintiún días que se averió una de las piezas que forman parte del eje de las ruedas del tren, lo que obligó a suprimir de manera temporal las frecuencias exprés, y las aglomeraciones continúan. "Este problema viene de lejos", asegura Teresa Sastre, una de las portavoces de la asociación de usuarios del ferrocarril, quien apunta que en los últimos años han aumentado los usuarios pero no las frecuencias.

Es viernes y nos disponemos a coger el tren para vivir, en primera persona, el funcionamiento de este servicio. Son las 6.59 y apenas una decena de pasajeros han cogido la frecuencia Manacor-Inca  -línea exprés que se ha vuelto a restaurar tras estar una semana cancelada-. Entre ellos está John Zedeño, que comienza las clases a las ocho en Sineu. "Esta línea es bastante tranquila, no suele haber mucha gente", cuenta. Isabel de Fuente, que se sienta a su izquierda, asiente con la cabeza. Esta felanitxera, que trabaja en Inca, sostiene que los problemas llegan al mediodía con la línea Inca-Manacor. "A las 14.45 el tren siempre va lleno, y muchas veces me quedo de pie", señala. La solución, según dice, pasaría por aumentar las frecuencias o la capacidad de los vagones. "Ya que somos muchos los que utilizamos el transporte público, deberían tenerlo en condiciones", indica.

El convoy arranca. En Petra no sube nadie y en Sineu cerca de diez personas. Llegamos a Inca y cambiamos de vagón para coger la línea Inca-Palma  -esta no es exprés-. Son las 7.39 y en este ferrocarril hay más viajeros, alrededor de una cuarentena. Poco a poco irán llenándose los asientos hasta no quedar ninguno libre. No habrá que esperar mucho para ver esta imagen. "Esta línea se llena enseguida. Y así cada día", manifiesta Efraim Serra, a quien le ha tocado quedarse de pie. "Como siempre", afirma resignado.

El teléfono móvil se convierte en el mejor aliado para combatir el sueño y el aburrimiento de los pasajeros. Pocos tienen entre sus manos un libro. Magdalena es una de esas excepciones. Ella ha conseguido sentarse. "Hoy he tenido suerte", comenta. Esta joven recuerda el "caos" de estos días. "Había veces que no te dejaban ni salir de lo lleno que iba", señala. Ante esta situación, esta inquera ha cogido en más de una ocasión el siguiente convoy al salir de trabajar para "ir más cómoda". "Era horroroso, así que cogía el tren media hora después para ir mejor", añade.

Continúan subiendo viajeros. Son las 7.50 y apenas hay un sitio libre. Los usuarios de Santa Maria ya no buscan asiento y directamente se quedan de pie. La estación de Marratxí marca un punto de inflexión. El vagón acaba de llenarse y aún quedan varias paradas hasta llegar a Palma. Según explica Sastre, siempre ocurre lo mismo y el tren acaba de abarrotarse con los pasajeros de Marratxí. "Algunos días usuarios habituales se han quedado fuera porque no cabían", indica la portavoz de la asociación de usuarios del ferrocarril.

Los usuarios se plantan


Usuarios habituales de una línea anterior a la narrada, se volvieron a plantar el viernes a su llegada a la estación intermodal de Palma para decir "basta". Según denuncian, la situación es "insostenible" y necesitan que se incrementen las frecuencias "ya". La protesta, encabezada por miembros de la asociación de usuarios del ferrocarril, acabó con más personas de lo esperado. Y es que los pasajeros se fueron sumando a la marcha así como iban saliendo del vagón.

"Hace cinco años que el Govern nos promete mejoras y aún no han llegado", señala Sastre, quien añade: "No podemos seguir así, hay frecuencias que están brutalmente saturadas". Desde esta entidad reclaman aumentar las frecuencias del tren, no solo en las horas punta, sino también en las líneas de fin de semana y las nocturnas. Según Sastre, "lo que se vendió" en un primer momento como una línea exprés que descongestionaría los otros vagones está lejos de ser una realidad. "Al final todos van llenos y muchos usuarios se ven obligados a quedarse en tierra", insiste.

La asociación de usuarios del ferrocarril también pone sobre la mesa la falta de maquinistas y el mal estado de los convoys. "Hace tiempo que nos dicen que van a poner en marcha unas oposiciones para contratar a maquinistas pero va pasando el tiempo y aún no lo han hecho", apunta Sastre. Para la portavoz de la plataforma, la "falta de mantenimiento" ha supuesto un punto de inflexión. "Han vendido los trenes diésel que tenían y ahora no tienen para remplazar los averiados", lamenta. Cuatro de las seis líneas exprés continúan suprimidas y son el Palma-Inca de las 06.07 y el de las 07.45, y el Inca-Palma de las 6.50 y el de las 8.33.

Desde la conselleria de Movilidad lamentan las molestias causadas a los usuarios y destacan que están trabajando contrarreloj para arreglar la avería. "La previsión es que en unos días podamos contar con todas las unidades y recuperar totalmente la normalidad", indican. Según este departamento, su objetivo, como reclaman los usuarios, es incrementar las frecuencias y también incorporar más unidades en los trenes para mejorar los servicios.

En palabras de la Conselleria, con el acuerdo alcanzado con los trabajadores, "que se traduce en la creación o consolidación de 59 puestos de trabajo además de la contratación de 20 maquinistas más", se aumentarán las líneas de tren y se garantizará el servicio nocturno durante el verano. En concreto, proponen que los ferrocarriles de la línea Palma-Marratxí pasen cada 20 minutos y la de Manacor-sa Pobla cada 40 minutos. Pero mientras esas medidas llegan, la imagen de vagones llenos continúa copando la actualidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!