Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Saber salvar la buena imagen de la marca

Saber salvar la buena imagen de la marca

El desmantelamiento del tejido industrial productivo de Mallorca tiene, por lo menos en algunos casos, contrapartidas que vienen a dejarlo en mal menor.

Las grandes multinacionales se van, cierran fábricas en la isla para remitir sus productos de consumo desde fuera con un coste de producción menor. Es el efecto del mercado global. Pepsi-Cola ha sido una de las últimas en hacerlo. Tras 55 años de actividad a su cargo, el año pasado bajó la barrera de su fábrica de Pont d'Inca alegando dificultades técnicas y de capacidad asociadas a la antigüedad y ubicación de las instalaciones que se habían estrenado con los refrescos elaborados por Mallorquina de Bebidas Carbónicas.

¿Qué hacer ahora con la fábrica fuera de uso? La decisión de Pepsi-Cola ha sido cederla al municipio de Marratxí con la cláusula de ser destinada a fines educativos, recreativos y socioculturales. De este modo podremos seguir manteniendo la estima por la marca que Pepsi nos reclama en sus promociones comerciales. Desde la perspectiva local queda salvada la imagen de la multinacional y en Pont d'Inca ganan una infraestructura a la que el Ayuntamiento otorga el rango de "inmejorable" y oportuna. Solo cabe esperar que el nivel de utilidad del que se le sepa dotar sea capaz de mantener estos buenos calificativos.

Compartir el artículo

stats