Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Las elecciones frenan la cesión de las murallas del castillo de Alaró

El calendario electoral obliga a suspender una visita de Ensenyat a Madrid para negociar el traspaso

Imagen del castillo de Alaró, uno de los elementos históricos más singulares de la isla.

Imagen del castillo de Alaró, uno de los elementos históricos más singulares de la isla. a. r.

La convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril ha paralizado las negociaciones para la cesión por parte del Estado español de las murallas del castillo de Alaró al Consell de Mallorca. Fuentes de la institución insular han confirmado que el president Miquel Ensenyat tenía previsto desplazarse hasta el Ministerio de Cultura la próxima semana para mantener una reunión en la que el máximo representante del Consell quería reclamar la cesión del conjunto histórico, propiedad de Patrimonio Nacional, al igual que los aljibes, para que pasen a ser titularidad de la institución insular.

No obstante, el calendario electoral ha dejado en el aire las gestiones del Consell, que deberá esperar a la próxima legislatura para retomar las negociaciones entre los nuevos ejecutivos (el nacional y el insular) que se formen tras las dos citas electorales de abril y mayo.

Las fuentes consultadas admiten que el viaje de Ensenyat a Madrid para debatir sobre esta cuestión estaba programado, aunque finalmente se ha suspendido debido a que todos los cargos públicos del gobierno central están en funciones. "No tiene sentido celebrar una reunión para reclamar las murallas cuando nadie puede adoptar decisiones ejecutivas en estos momentos", señalaron las fuentes del Consell, que lamentaron que esta cuestión se quedará ahora en un punto muerto.

Uno de los argumentos que prevé utilizar el Consell para reclamar la titularidad de las murallas del castillo de Alaró es su mal estado de conservación a pesar de ser un bien catalogado. Las fuentes de la institución insular aseguraron que ya se instó al gobierno central a intervenir en el conjunto patrimonial para frenar su avanzado estado de degradación, aunque el Estado no ha realizado ninguna actuación al respecto.

El Consell, por su parte, no puede ordenar ninguna intervención de rehabilitación porque el complejo no es de su propiedad, aunque podría jugar la carta de un posible expediente sancionador conforme a la normativa de Patrimonio por no restaurar un bien catalogado.

Cabe recordar que las ruinas son propiedad de Patrimonio Nacional desde el año 1964. Antes de esa fecha, el propietario era el Ministerio de Defensa, ya que por aquel entonces se consideraba un lugar estratégico.

La intención del Consell es conseguir la titularidad de todo el conjunto del castillo de Alaró, en el que el oratorio pertenece al obispado y la hospedería al Ayuntamiento y a la iglesia local. El castillo, las murallas, las torres y los aljibes siguen siendo propiedad del Estado español. Fueron declarados Monumento Nacional en el año 1926.

Compra de la finca

El Consell de Mallorca ya propuso hace dos años al Govern la adquisición de la finca de Es Verger de Alaró, donde se ubican las ruinas de la antigua fortaleza, con los fondos del impuesto turístico. El Govern aceptó la propuesta y aportó un presupuesto estimado de 1,05 millones de euros para acometer la operación. La finca, propiedad de la familia Ordinas, tiene una extensión aproximada de cuarenta cuarteradas y está totalmente protegida desde el punto de vista medioambiental.

De momento, las negociaciones con la familia propietaria no se han concretado en una operación de compraventa que ya se había intentado en el año 2001, cuando el equipo de gobierno del ayuntamiento de Alaró entonces presidido por Josep Gomila ya planteó al Consell de Mallorca la propuesta de adquisición de la finca del castillo. La compra no llegó a materializarse debido a la elevada valoración económica efectuada en ese momento por parte de la familia Ordinas.

Compartir el artículo

stats