Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hila: «Los vecinos de Santa Catalina denuncian hasta que la gente pasea por la calle, y no es delito»

Los residentes dirigen sus quejas sobre ocho locales y diez calles conflictivas ante la Policía Local

Un momento del pasado fin de semana en Santa Catalina. M.E.V.

El ambiente en Santa Catalina está más que caldeado. Ahora las acusaciones no solo se dirigen de los vecinos al ayuntamiento de Palma, también este les ha soltado una reprimenda. «Denuncian hasta que la gente pasea por la calle, y eso no es un delito», afeó ayer el alcalde, José Hila, a los residentes. «Ya no es tiempo de covid, la gente pasea por la calle, es un derecho ciudadano», manifestó.

Las quejas de los vecinos de este barrio palmesano por el incivismo que en él se sufre son constantes y sus exigencias hacia Cort también, de hecho esta semana le pedían «medidas efectivas e inmediatas» al respecto. En este sentido, Hila quiso ser este jueves contundente con ellos: «La medida adicional es poner refuerzo policial este verano en el barrio».

Hila aseguró que de lo único que dispone el Ayuntamiento para evitar estos problemas es de policías. «No tengo otra cosa», apuntó tajante, para añadir que «no hay más efectivos que enviar, están todos ya en la calle». Por ello, reclamó que se «reconozca el esfuerzo que está haciendo Cort en este sentido, porque es el primer año que se pone refuerzo policial en verano en este barrio».

El alcalde de Palma respondió a las peticiones de los residentes que esta temporada va a haber más policía que otros años en la barriada «gracias al refuerzo policial», aunque insistió, como en ocasiones anteriores, en que «a la policía hay que dejarla trabajar». «A base de días de estar allí presente disminuirán los problemas en el barrio, pero no lo hace el primer día, lleva su tiempo», puntualizó.

Precisamente sobre la presencia policial, la Associació Veïns Barri Cívic de Santa Catalina pide que los agentes patrullen a pie por la barriada. «La policía, si no baja del coche, no sirve de nada. Si hubiese voluntad de arreglar la situación, bastaría con que un policía fuese por el barrio y por cada local y sancionara los reiterados incumplimientos de la normativa municipal», destacaron desde la entidad.

Denuncia en bloque

La asociación reprueba también que cada día haya nuevas denuncias de residentes que la Policía no atiende. Es más, critican que desde el Ayuntamiento en alguna ocasión les han dicho que «si no hay denuncias, no se puede hacer nada», motivo por el cual se han puesto manos a la obra para «denunciar las veces que haga falta» a los locales y calles más conflictivos de la zona.

Es así cómo vecinos de la barriada palmesana acudieron este miércoles en bloque a la Policía Local de San Fernando para denunciar a un total de ocho locales y diez calles, entre las que se encuentran Monseñor Palmer, Fàbrica o Sant Magí. «Hay locales en los que tienen altavoces e incluso utilizan megáfonos. Los residentes están amargados», alegan.

Desde la asociación lamentaron las palabras de Hila sobre el refuerzo policial como medida para resolver los problemas en la zona: «Decir eso es lo mismo que decir que no harán nada». Argumentan que la situación en la barriada «no es normal, se ha convertido en un lugar inhóspito. No hay ni un metro por donde poder pasear y es un derecho que tenemos, ir por la acera».

Quisieron dejar claro, además, que no están en contra de la actividad en sí. «Solo pedimos que se haga de forma respetuosa», haciendo alusión a que «hay unas normas municipales que se deben cumplir».

Compartir el artículo

stats