Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diumenge de l'Àngel: Los cruceros llegan hasta Bellver

El tradicional 'pancaritat' laico vuelve tras la pandemia con un nuevo protagonista en el desfile, el barco de la Federación de Vecinos que reclama «un megacrucero al día como máximo» para apoyar la campaña ‘Fora d’escala’

13

Diumenge de l'Àngel en el castillo de Bellver R. Galán / G. Bosch

Además de los cuatro cruceros que este domingo dominaban el puerto de Palma, surgió otro inesperado en el castillo de Bellver. No medía más de 300 metros de eslora, sino 1,5 y la misma longitud de basura tirada al mar, y no aparecía en el registro de escalas de la Autoridad Portuaria, porque no navegó por la Bahía, sino en el tradicional desfile del Diumenge de l’Àngel. El barquito de madera creado por los organizadores, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma, fue el nuevo invitado del pancaritat laico que se celebra desde 1981 y regresó a lo grande en una jornada primaveral tras dos años sin fiesta por la covid.

Surcó la explanada que rodea la fortificación medieval para dar apoyo a la campaña ciudadana Fora d’escala, de la plataforma que exige «un megacrucero al día como máximo», con dos vecinos al timón y detrás de la figura de l’Àngel, la charanga Final Feliç y la banda s’Almudaina.

A lo largo del día se repartieron un millar de postales en las que aparece la Catedral, «cuya nave central mide 44 metros de altura», y un crucero al lado colocado de forma vertical, «un fotomontaje hecho a escala con un barco de 330 metros de eslora, como los que atracan en Palma», tal como explicó Joan Forteza, el portavoz de la plataforma. La presidenta del Govern, Francina Armengol, acudió al Diumenge de l’Àngel y recibió una de las postales y una explicación de las consecuencias negativas que los megacruceros provocan en la ciudad.

Una decena de asociaciones de vecinos también reivindicaron soluciones para los problemas de sus barrios, junto a las panades y robiols que se vendían frente al castillo, mientras en el interior se ofrecían visitas teatralizadas con personajes relevantes de Bellver. El patio acogió el espectáculo del Circ Bover Eufònics, el concierto del coro de Son Dameto y otros entretenimientos por la tarde. Y la explanada trasera fue ocupada por los niños, que se divirtieron con L’illa dels invents, Lila Juegos Reciclados, el circuito de tráfico de la Policía Local, cuyo carril se saturó de bicicletas al mediodía, y las actuaciones de Tipi Tipi Top y Uapidubi, que hizo «botar con la mano, la cabeza y todo el cuerpo» a los pequeños y mayores que no quisieron perderse ayer el primer Diumenge de l’Àngel poscovid.

Compartir el artículo

stats