Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presencia de especies protegidas obstaculiza el proyecto de parque solar para alimentar el golf y el hotel Son Vida

La comisión de Medio Ambiente se hace eco de un estudio de Espacios Naturales que advierte de la presencia del murciélago patudo, en peligro de extinción, y recomienda ubicar las 4.000 placas lejos de la cantera de Son Quint

Murciélago patudo, especie en peligro de extinción. ANSE

La comisión de Medio Ambiente del Govern acaba de emitir un informe desfavorable al proyecto de instalación fotovoltaica en el pulmón de Son Quint. No es un «no» definitivo, porque aún se está en el proceso de evaluación de impactos ambientales del megaparque solar, pero sí es cierto que recoge algunas cuestiones y observaciones que podrían ponerle las cosas muy difíciles a este proyecto impulsado por Agropecuaria Mallorquina y que tendría como finalidad suministrar energía al golf de Son Quint y al hotel Son Vida. 

Por una parte, además de recoger el informe elaborado por la asociación de vecinos de Son Quint del que ya se hizo eco este diario, se adjunta otro bastante contundente elaborado por el servicio de Protección de Especies de la dirección general de Espacios Naturales y Biodiversidad de la conselleria de Medio Ambiente. En el mismo se señala que en este Área Natural de Especial Interés (ANEI), el de la antigua cantera de Son Quint y aledaños, donde se proyectan las placas, hay una serie de especies protegidas, quirópteros y aves rapaces, algunas de las cuales catalogadas en peligro de extinción, como es el caso del murciélago patudo. También hay otras especies de quirópteros catalogados como vulnerables. El informe también hace hincapié en que cerca de la cantera, en la del Cova del Pilar, se reproducen diversas especies de quirópteros y que la zona es apta para la nidificación de aves rapaces, como el águila coabarrada, la milana y el águila calzada. 

El documento del servicio de Protección de Especies recuerda que el ANEI de Son Quint es una zona de elevado valor ambiental y bien conservada, «ya que hay un elevado número de especies protegidas que nidifican o se reproducen y que es necesario evitar posibles afectaciones a la Cova del Pilar por la presencia de murciélagos protegidos. Por este motivo, en su informe consideran que las placas fotovoltaicas deberían ubicarse en otro emplazamiento adecuado y subrayan que la opción más recomendable para la pedrera de Son Quint sería la restauración y la integración en su entorno natural. 

Vista actual de la antigua cantera de Son Quint, donde Agropecuaria Mallorquina proyecta la instalación de 4.000 placas solares.

En el primer documento técnico de la comisión de Medio Ambiente, fase previa al estudio de impacto medioambiental que debe integrarse en el proyecto final que se presentará, se especifica que el proyecto de megaparque solar propuesto genera varias cuestiones e interrogantes de tipo legal, las mismas que ya señalaron desde la Asociación Son Quint, que deben ser aclaradas. Entre ellas, el hecho de que el proyecto es de una instalación no admitida en una zona ANEI, excepto si ésta forma parte de un proyecto de rehabilitación. Por otra parte, que se trata de un proyecto en una cantera caducada, donde, de acuerdo con la normativa vigente, sólo están permitidas actividades diferentes de las extractivas, como pueden ser las culturales, deportivas o sociales.

«Por lo tanto, lo primero que se ha de determinar es la inviabilidad o no del proyecto que se quiere ejecutar de acuerdo con la normativa energética y de cambio climático actuales y también con la vigente que rige en materia de minas», subraya la comisión de Medio Ambiente, que también enumera un largo listado de especificidades que deberá recoger el proyecto definitivo. 

Compartir el artículo

stats