Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ports IB rectifica y dice que no hará la marina seca de Can Pastilla

La conselleria de Movilidad y Vivienda asegura que en el Plan de Puertos «no hay propuestas definitivas y se pueden modificar» - Varias entidades exigieron ayer la paralización de su tramitación

El Govern proyecta hormigonar parte de la playa de Can Pastilla y de Cala Gamba | IMAGEN CEDIDA POR CERCLE MALLORQUÍ DE NEGOCIS

La conselleria de Movilidad y Vivienda, de la que depende Ports IB, aseguró ayer por la tarde que el proyecto de marina seca en Can Pastilla, que implica hormigonar parte de la arena de Sant Antoni de la Platja, tal y como publicó este diario, es solo una propuesta dentro del Plan de Puertos 2018-2033 y que tras estudiar las alegaciones se eliminará.

Esta marina seca, al igual que la construcción de una plataforma y aparcamiento para remolques en Cala Gamba, figura en el Plan General de Puertos que ha estado en exposición pública hasta hace tres días y que fue aprobado de manera inicial el pasado julio. Sin embargo, ayer, desde la Conselleria se aseguró que «no hay propuestas definitivas y se pueden modificar, descartar o incluir otras. Se escuchará a todo el mundo».

Sobre la marina seca de Can Pastilla, el pasado julio ya surgieron discrepancias en una reunión con distintos ayuntamientos, entre ellos el de Palma, y se acordó que «en el trámite de las alegaciones se resolvería su eliminación», según el Govern. También quiso puntualizar ayer que esta instalación «se incluyó a propuesta del sector náutico».

En cuanto al proyecto de Cala Gamba, el Govern respondió que el propio ayuntamiento de Palma había indicado a Ports IB «que la ubicación planteada no es la más conveniente», por lo que se estudiarán «alternativas más adecuadas».

Alegaciones en contra

Salvem Portocolom, GOB, activistas de Sóller, Terraferida, Mallorca Blue, Cercle Mallorquí de Negocis, Iniciatives del Mediterrani, Palma XXI, ARCA, la asociación de ambientólogos Alcaib y la Federació d’Associacions de Veïns de Palma reclamaron ayer la paralización del Plan General de Puertos por considerar que implica más presión sobre el mar y los bañistas. Además, los vecinos de Cala Gamba, afectados directamente por la propuesta de creación de la rampa de varada y aparcamiento para remolques, exigieron la dimisión del conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí i Ribas, y del director general de Transporte Aéreo y Marítimo, Xavier Ramis, por considerarles responsables de estas propuestas.

Las entidades ecologistas y ciudadanas pidieron ayer al Govern que reconsidere el Plan General de Puertos, debido a que prevé incrementar el número de amarres para yates de mayor eslora y crear diez nuevos polígonos de fondeo así como 35.000 puntos de fondeo con boyas, «casi la mitad sobre posidonia». Todo ello provocará «una masificación» del mar, según denunciaron.

Estas entidades han presentado alegaciones al Plan de Puertos ya que consideran que «está disfrazado de sostenibilidad», pero que «implica una presión sobre el medio marino muy importante», según señaló Esther Cifre, miembro del GOB.

Macià Blázquez, también del GOB, denunció que la «estrategia» de Ports IB «es convertir Balears en una plataforma náutica, sobre todo para turismo, embarcaciones chárter, atrayendo a más transeúntes, desplazando a la población local, sin hacer ninguna referencia a la vela y embarcaciones tradicionales». Según expusieron, este plan afecta a 12 espacios de la Xarxa Natura 2000.

«Cala Gamba es una demostración de esta estrategia que se ha planteado de sacar las embarcaciones más pequeñas de dentro del puerto y darles la alternativa de utilizar marinas secas, es decir, quedarse fuera del agua todo el tiempo que no se usen», comentó Blázquez.

Los vecinos de Cala Gamba pidieron ayer la dimisión del conseller Josep Marí y del vicepresidente de Ports

decoration

Joan Forteza, presidente de los vecinos del Coll d’en Rabassa, remarcó que Cala Gamba «es uno de los lugares más afectados por el nuevo plan».

Jaume Garau, portavoz de Iniciatives pel Mediterrani, lamentó que este plan de puertos no contemple la protección para las embarcaciones tradicionales ni incentive la transición al motor eléctrico, como sí se hace con los automóviles.

Bartomeu Rosselló i Boeres, del Cercle Mallorquí de Negocis, consideró que esta planificación para los puertos supone la «balearización» del mar.

Representantes de entidades ecologistas y ciudadanas que exigen la paralización del Plan de Puertos, ayer en Cala Gamba. | MANU MIELNIEZUK

Compartir el artículo

stats