Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort espera poder reactivar el nuevo plan de Son Busquets antes de finalizar el año

Para ello es preciso que el antiguo acuartelamiento pase de ser propiedad del ministerio de Defensa al de Agenda Urbana con el fin de que Modelo de Ciudad pueda iniciar los trabajos para redactar el nuevo Plan Especial

El antiguo cuartel está cerrado desde hace dos décadas.

Cort espera que el cambio en el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana no implique más retrasos a la hora de redactar el nuevo Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del antiguo acuartelamiento de Son Busquets, cuyas líneas generales plasmadas en un programa urbanístico fueron consensuadas cuando aún José Luis Ábalos era titular de este departamento del Gobierno central y no había sido sustituido por Raquel Sánchez.

Desde Modelo de Ciudad, la teniente de alcalde Neus Truyol espera que, tal como estaba previsto en el primer trimestre del presente año, los ministerios de Defensa y el de Transportes y Agenda Urbana, que incluye también las competencias de vivienda hayan llegado a un acuerdo para que la titularidad del antiguo acuartelamiento pase del departamento que dirige Margarita Robles al de Raquel Sánchez, antes de que finalice el presente año con el fin de que el Ayuntamiento pueda iniciar la redacción del nuevo Plan Especial, tal como se acordó.

Valor de los terrenos

Según ha podido saber este periódico ambos ministerios están trabajando en estos momentos en ponerse de acuerdo con la cuantía que Transportes debe compensar a Defensa para el traspaso de la titularidad de los terrenos de Son Bustquets. El principal escollo consistiría en el hecho de que el Gobierno central había autorizado una subasta pública de estos terrenos y los había valorado en más de 40 millones.

No obstante, esta cifra no sería la que tendrían actualmente puesto que, tal como advirtió el Consell de Mallorca en su momento, la primera tasación se realizó antes de la aprobación del Plan de Equipamientos comerciales y cuando se permitía la instalación de alguna gran superficie en la futura urbanización.

Con el citado plan de equipamientos comerciales aprobado esta opción ya no es posible, por lo que la valoración que se había realizado inicialmente por Defensa, y que ahora debería ser compensado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana sería mucho menor, aunque esta última cantidad no ha trascendido. El cambio de titularidad del acuartelamiento es imprescindible también para que el Ayuntamiento pueda avanzar en la redacción del nuevo Plan Especial incluyendo los parámetros urbanísticos pactados porque si lo anterior se realizara siendo aún los terrenos propiedad de Defensa, este Ministerio podría demandar a Cort por incumplimiento de un acuerdo alcanzado con la administración municipal para el desarrollo urbanístico de este solar, que tiene una superficie de más de 110.800 metros cuadrados, con unos parámetros urbanísticos completamente distintos a los pactados actualmente. Si este acuerdo anterior no se respeta siendo aún propietario de los terrenos el ministerio de Defensa podría haber problemas legales que retrasarían aún más el desarrollo urbanístico de esta zona, abandonada para el uso militar desde hace dos décadas.

Este acuerdo incluye el compromiso de que el nuevo PERI será redactado por Modelo de Ciudad y que los trabajos estarán supervisados por un «jurado» mixto integrado por representantes del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el Govern balear y el ayuntamiento de Palma.

El antiguo acuartelamiento albergará entre 831 y 900 viviendas de protección

El programa urbanístico consensuado por Modelo de Ciudad con el ministerio de Transportes y Agenda Urbana incluye la reserva de suelo necesaria para la construcción de entre 831 y 900 viviendas en función de la superficie que finalmente tengan las casas. Todas ellas tienen que ser de protección pública y en régimen de alquiler.

Asimismo, se van a permitir, como máximo, otros 55.000 metros cuadrados de usos terciarios, entre los que se incluye el comercial, administrativo, de coworing y producción digital, entre otros, de los cuales casi la mitad deberán integrarse en edificios residenciales.

Otros 21.000 metros cuadrados se destinarán a espacios libres públicos, además de equipamientos, entre los que se cita un centro de educación infantil, un espacio polideportivo y un edificio destinado a equipamiento sociocultural. Igualmente, el nuevo Plan Especial contemplará condiciones específicas de diseño por lo que respecta a la diversidad social y de usos, integrando la vivienda asequible con la actividad económica. Igualmente, el pleno preservará el patrimonio existente, manteniendo en lo posible parte de los actuales edificios para otros usos y el arbolado. El conjunto conformará una «superisla» en la que el tráfico interno será minoritario, permitiendo solo el esencial e imprescindible.

Compartir el artículo

stats