Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian un vertedero y quema de neumáticos en Son Güells

Está situado en la antigua 'possessió' de Son Fornari, muy próxima a Germans Escalas y Sant Josep Obrer

La Guardia Civil investiga un gran vertedero ilegal junto al Estadi Balear

La Guardia Civil investiga un gran vertedero ilegal junto al Estadi Balear

Un vecino de Son Güells envía el vídeo que acompaña esta noticia para denunciar la acumulación de escombros y chatarra, además de la quema de neumáticos en un vertedero ilegal en la antigua possessió de Son Fornari, junto a la rotonda de acceso al polideportivo Germans Escalas y muy cerca del colegio Sant Josep Obrer.

“Resulta asombroso observar cómo el Ayuntamiento y otras autoridades responsables han permitido que se forme en Palma tal situación, no se me ocurre exactamente de qué modo calificarlo, ¿Es un basurero? ¿Una chatarrería? ¿Escombrero? En lo que podemos estar todos de acuerdo es que es una actividad ilegal y una vergüenza”, manifiesta este vecino.

Desde hace años, una gran cantidad de escombros, chatarra y basura se acumula en una finca totalmente degradada y medio derruida, “ante la que no se ha realizado ninguna actuación policial o judicial durante más de diez años”, apunta el vecino denunciante.

La finca donde se acumulan todo tipo de residuos tiene su entrada por la calle Mary Stuart Boyd, de gran afluencia de vehículos debido a que conecta la carretera vieja de Sineu con la vía de cintura y también por servir de acceso al polideportivo municipal, al centro escolar y a un supermercado. Por ello, en la rotonda en la que confluyen esta calle y la de Verge de Montserrat es frecuente que haya controles de tráfico.

“Está claro que se les permite hacer lo que les viene en gana, incluido tirar escombros de todo tipo a plena luz del día y ante los ojos de Policía y Guardia Civil que diariamente se colocan en la rotonda a escasos metros a poner multas y recaudar, mientras miran hacia otro lado cuando traen los camiones llenos de basura y desechos”, critica este vecino sobre quienes viven en la finca.

“He perdido la noción de las ocasiones en las que hemos llamado a la Policía, hemos llamado por ruidos de todo tipo, desde peleas de gallos, perros ladrando, música hasta altas horas de la madrugada, incluido en época de pleno confinamiento”, añade el vecino en su escrito a este diario.

La zona de Son Güells, de reciente urbanización y donde se levantan bloques de pisos de distintas promociones también ha sufrido durante años la okupación de los pisos piloto que tenían allí las promotoras, incluso en un solar de titularidad municipal y que fue desalojado en dos ocasiones por la Policía Local a instancias del propio Ayuntamiento. Para evitar la reokupación, estas construcciones se tuvieron que derribar el pasado año.

Acerca del vertedero en Son Fornari, el vecino se plantea varias cuestiones: “¿Realmente esta situación no cruza los límites de la insalubridad y la ilegalidad para que el Ayuntamiento no pueda realizar ninguna actuación? ¿Estos escombros contienen amianto?¿Se permite quemar neumáticos y desechos a escasos metros de un colegio y viviendas?¿La salud de mi familia corre peligro? ¿Cómo es posible apilar tantos desechos a los pies de este torrente sin que nadie diga o haga algo?”.

Compartir el artículo

stats