Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca sense Fam atiende al doble de familias que antes de la pandemia

La entidad prevé que las cifras sigan incrementándose si en junio no se reactiva el turismo

Un grupo de voluntarios de Mallorca sense Fam, en las instalaciones de la ONG. B. Ramon

Los voluntarios de la ONG Mallorca sense Fam han ampliado su horario para poder cubrir la demanda de familias que acuden semanalmente a buscar alimentos y productos de primera necesidad. En el último año, debido a la pandemia, las cifras se han duplicado y la entidad tiene lista de espera.

«Si este próximo mes de junio no se puede incorporar la gente al sector turístico, esto se incrementará aún más», comenta Juan Martorell Caimari, responsable de comunicación de la ONG. Mallorca sense Fam ha atendido entre enero y marzo de este año a 2.505 familias. A lo largo de 2020, fueron 9.585, más del doble que las 4.739 contabilizadas en 2019, confirma su portavoz.

Tras la irrupción de la covid-19, Mallorca sense Fam ha detectado que más residentes en avenida Argentina, calle Balanguera, Camí de La Vileta, Son Armadams y El Terreno han pedido su ayuda. De hecho, por número de familias atendidas, estos códigos postales se han situado por delante de Son Gotleu, señala Martorell. «Es gente que está en ERTE, sin trabajo o con ingresos por familia que no llegan a 1.000 euros», añade el portavoz de esta ONG.

La gran mayoría de beneficiarios acuden al local de esta ONG, en la calle Vinyet de Son Espanyolet, pero también hay familias que reciben la ayuda a domicilio. El pasado mes de marzo fueron 91. Martorell remarca que este servicio ha registrado un aumento de peticiones, por lo que La Caixa les ha patrocinado la compra de dos furgonetas más.

Esta ONG quiere ampliar el servicio y ha pedido la colaboración de los servicios sociales del Ayuntamiento de Palma y de Atención Primaria, porque ellos «pueden detectar quién necesita ayuda», apunta Juan Martorell.

Además de a familias, Mallorca sense Fam ha comenzado a ayudar a asociaciones. Durante el pasado año, colaboraron con 26 entidades y colegios públicos, a los que repartió desayunos para los alumnos.

Organización semanal

La creciente demanda también ha obligado a hacer cambios en la organización de la distribución de alimentos.

Cada lunes y martes se llama a las familias y se les asigna un horario para ir a recoger su cesta de productos. También son los días en que un grupo de voluntarios reciben a través de Lions Club productos frescos donados por Lidl, además de los envasados, que se dejan preparados ya en bolsas.

Además de las donaciones, Mallorca sense Fam también acude a comprar a Mercapalma más producto fresco.

Cada miércoles por la mañana, entre 15 y 20 personas se encargan de distribuir los alimentos; y los viernes, el equipo social se entrevista con las familias que piden ayuda por primera vez para evaluar su situación y asignarles un día para ir a recoger productos. En esta evaluación «se da preferencia a las personas mayores y a las familias con niños», incide Martorell.

El último miércoles, esta ONG repartió 13 toneladas de alimentos. En este primer trimestre ha entregado más de 135.000 kilos de alimentos y productos de higiene, muchos más que los 88.000 del mismo periodo de 2020.

Las asociaciones depuran listados para evitar duplicidades

Las asociaciones y ONG que reparten alimentos han puesto en común, a través de la conselleria de Asuntos Sociales, sus listados de usuarios para asegurar un reparto «equitativo» y evitar que algunas familias se vieran doblemente beneficiadas mientras otras están en lista de espera. A las familias que reciben una misma ayuda de distintas entidades se les obliga a elegir solo una, indica Juan Martorell.

Compartir el artículo

stats