Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden que las galerías de la plaza Major tengan un uso cultural, social y comercial

Cort se plantea gestionar el recinto en vez de adjudicarlo a una empresa

Piden que las galerías de la plaza Major tengan un uso cultural, social y comercial

Piden que las galerías de la plaza Major tengan un uso cultural, social y comercial

Los palmesanos quieren que las galerías de la plaza Major sean un espacio público que combine usos culturales, comerciales, de restauración y para entidades, donde se desarrollen actividades destinadas a los residentes. Son algunas de las conclusiones de la encuesta encargada por Cort al colectivo Arquitectives y que se ha realizado a más de 2.000 personas con el fin de concretar el futuro del céntrico recinto de alrededor de 6.700 metros cuadrados, de los que unos 3.800 son de propiedad municipal. Además de la citada consulta, se han organizado tres mesas sectoriales con entidades vecinales, sociales y comerciales para escuchar sus ideas.

La memoria presentada ayer bajo el título El futur de la plaça Major destaca respecto al espacio físico que las opiniones recabadas otorgan «mucha importancia al hecho de que la transformación no solo afecte a la planta -1, sino que se diseñe como un proyecto integral, incluyendo la superficie de la plaza, las plantas de parking, los accesos y la integración de todo ello en el entorno urbano próximo», según señalan.

Por tanto, el concurso de ideas que convocará la concejalía de Modelo de Ciudad tras finalizar este proceso participativo deberá tener en cuenta dicha propuesta, además de potenciar la iluminación y ventilación natural, «no solo desde una posible apertura de la fachada de la Rambla, sino también a partir de intervenir en la superficie de la plaza mediante la conexión de ambos niveles de forma más abierta y directa».

Cort tenía la intención inicial de adjudicar el espacio para que lo explotase la misma empresa que realizase la reforma, pero el portavoz del equipo de gobierno, Alberto Jarabo, afirmó ayer que estudiarán la opción de asumir la gestión directamente. El motivo es que en las mesas sectoriales no vieron con buenos ojos el primer planteamiento, por lo que se abre la puerta a una alternativa.

Para el público local

Concretando en los futuros usos, casi todos los consultados creen que «deben estar orientados al público local, tanto respecto a la oferta como a los precios, además de fomentar este espacio como punto de atracción y encuentro de los vecinos del centro y barrios periféricos». Tal como se apuntó, «la planta soterrada tendría que concebirse como una extensión de la calle, es decir, como parte del espacio público, donde se concentren usos comerciales y sociales y en el que se lleven a cabo eventos que funcionen como reclamo para la ciudadanía, entre ellos conciertos, mercados, bailes, etc».

Las conclusiones remarcan además «la importancia de que los usos implantados generen una actividad continua, es decir, no limitada al horario comercial, que permita revitalizar el centro de manera constante y ayude a suavizar el efecto de huida fuera de las horas actualmente activas», según se lee en la memoria.

Por último, los encuestados demandan la recuperación del uso de supermercado en parte de las galerías, aunque apuestan por «un modelo tipo cooperativa y orientado al producto local», en palabras de Jarabo, quien aleja la idea de «comercios gourmet para los turistas». «Debemos ofrecer algo innovador respecto a lo que ha habido hasta ahora, estar a la vanguardia de las reclamaciones ciudadanas», concluyó sobre el futuro de la plaza Major.

Compartir el artículo

stats