Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mercadillos de Navidad tendrán 43 vendedores menos por el coronavirus

Cort rechaza suprimir la tasa, pero el precio final del puesto será un 36% más barato que el año pasado

Mercadillo de navidad

Mercadillo de navidad

Los mercadillos navideños que se instalan cada año en las plazas de España, Porta Pintada, Major y las Ramblas tendrán en esta edición menos vendedores. En concreto, 43 puestos de venta de distintos tamaños de los 129 que en 2019 participaron en estos mercadillos artesanales no lo harán este año por distintos motivos, aunque la mayoría relacionados directa o indirectamente con el coronavirus.

Si bien el Ayuntamiento ha descartado eliminar la tasa que deben pagar los artesanos para disponer de un puesto de venta, la directora general de Ferias y Mercados, Maria Antònia Comas, ha asegurado que este año el coste global por cada módulo, consistente en un puesto de venta de 2,5 metros, será inferior al del año pasado. En concreto, cada artesano deberá abonar a las arcas municipales 380,25 euros por los 40 días de feria y módulo, frente a los 593 euros del año pasado, lo que representa una rebaja del 36%.

Lo anterior se ha conseguido sin modificar la tasa de ocupación, que es de 1,28 euros por día y caseta de 2,5 metros, incidiendo en el precio de la conexión eléctrica y de la vigilancia. Este año los artesanos deberán abonar entre todos 10.000 euros por la conexión eléctrica y otros 25.000 por los costes de seguridad.

Se trata de precios inferiores a los del año pasado, puesto que, debido a la pandemia, también se han reducido los metros lineales de exposición, lo que ha permitido, por ejemplo, que no se pongan casetas en la ampliación de la Rambla y, en consecuencia, contratar a un vigilante menos.

Menos metros de exposición

En la próxima edición los 86 titulares que han renovado sus puestos ocuparán 492 metros lineales en los distintos emplazamientos habilitados para el mercadillo frente a lo 587 del año pasado.

Lo anterior permitirá la adopción de una serie de medidas de seguridad consistentes, básicamente, en la supresión de pasadizos entre casetas. De esta forma, por ejemplo, en la Rambla las casetas se colocarán solo en un lado del paseo y en la plaza Major se darán la espalda para dejar la superficie de venta abierta.

Compartir el artículo

stats