10 de enero de 2020
10.01.2020
Obras

Las obras del túnel para el nuevo colector de aguas residuales comenzarán junto a la cárcel de mujeres

Los trabajos, reiniciados el pasado martes junto a la depuradora del Coll d'en Rabassa, llegarán en nueve meses a Ricardo Ortega

10.01.2020 | 02:45
Operarios de Acciona en el solar situado junto a la depuradora en el que se construirá el tanque de laminación.

Las obras del túnel de 3,2 kilómetros de longitud por el cual transcurrirá el nuevo colector de aguas residuales que conectará el de Avenidas con la depuradora del Coll den Rabassa, se iniciarán en el polígono de servicios de Llevant, junto a la cárcel de mujeres.

Se prevé que en aproximadamente nueve meses los trabajos alcancen el subsuelo de la calle General Ricardo Ortega, tras haber colocado la tubería en la Avinguda de Mèxic. En la confluencia de la calle General Ricardo Ortega con las Avenidas deberá ejecutarse un gran pozo, que obligará a desviar el tráfico rodado en este punto durante varios meses, con el fin de realizar la conexión del colector de Avenidas con la nueva canalización.

Mientras tanto, desde el pasado martes, día 7 de enero, Acciona, la empresa adjudicataria de las obras de construcción del nuevo colector y del tanque de laminación que se construirá junto a la depuradora del Coll den Rabassa, ha iniciado las obras. Estos días operarios de esta empresa han estado realizando trabajos de topografía, delimitación y cierre de los terrenos situados junto a la depuradora en los que se prevé la construcción del depósito que servirá para retener las primeras aguas que se recogen después de las tormentas y de una nueva estación de impulsión.

De esta forma se espera que la depuradora, que debe ser sustituida por una nueva, no se vea desbordada cada vez que llueve y, en consecuencia, no se deba desviar el agua residual sin tratar mezclada con la pluvial al mar.

Las obras fueron adjudicadas por Emaya a Acciona por un importe de 22,6 millones en enero del año pasado. El precio de licitación inicial de estos trabajos, cuyo coste será sufragado con fondos procedentes del canon de saneamiento, era de 26 millones, por lo que hubo una rebaja de 3,4.

En mayo del año pasado, poco antes de las elecciones municipales y autonómicas, la empresa adjudicataria inició los trabajos previos que incluyeron, entre otras cuestiones, la realización de prospecciones arqueológicas y de la composición del subsuelo por donde debe discurrir el nuevo colector.

Como consecuencia de estos estudios se han incluido una serie de cambios en el proyecto inicial, que no afectan al presupuesto de adjudicación.

Entre ellos, se incluye la modificación del trazado del colector a la altura de la central de Cas Tresorer, que permitirá atravesar el subsuelo en línea recta. Las obras tendrán una duración de 22 meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!