14 de julio de 2019
14.07.2019
Vandalismo

Las pintadas, efecto llamada

Emaya ha eliminado más de 2.000 grafitis este año, aunque ARCA advierte de que no es suficiente

13.07.2019 | 23:21
Can Cavalleria en junio del año pasado y este mismo mes.

Espacio urbano. Los grafitis son un problema. La asociación proteccionista ARCA demuestra que las pintadas aumentan con el paso de los años y está realizando una campaña para denunciar su proliferación. El método más efectivo para erradicarlos, aseguran, es borrarlos nada más aparecer. La próxima semana se lo explicarán al alcalde

El eslogan de la campaña de la asociación proteccionista ARCA es casi una antítesis poética: 'Pintada hecha, pintada borrada'. Ojear las redes sociales de la organización que vela por la conservación del patrimonio en Ciutat es un exceso de grafitis en las calles de Palma, muestra de que se han volcado en la causa.

Su objetivo es demostrar que "la suciedad atrae más suciedad", premisa principal para erradicar el problema de los grafitis. Solo este año, la empresa municipal Emaya ha realizado 182 jornadas de limpieza de pintadas. En total, se han eliminado más de 2.000. Aún así, la entidad ARCA afirma que el número de grafitis ha aumentado y se lo explicarán al alcalde, José Hila, en una reunión prevista para la próxima semana, donde le propondrán medidas concretas para acabar con este problema.

La vicepresidenta y portavoz de la asociación, Àngels Fermoselle, afirma que la única manera eficaz de luchar contra ello es eliminar las pintadas una y otra vez hasta que dejen de aparecer. No basta, explica Fermoselle, borrarlas en una sola ocasión y olvidarse de la fachada. Del modo que la entidad propone, llega un punto en que ya no aparecen. "Sabemos por experiencias en otras ciudades que este es el método para erradicar las pintadas", destaca.

Hace poco más de un año, la asociación consiguió por unanimidad de todos los partidos políticos del Ayuntamiento la propuesta de establecer un plan contra las pintadas. Una iniciativa que, lamenta Àngels Fermoselle, nunca se llevó a cabo. Aun así, la portavoz añade que ARCA "no pone el acento en el pasado" y que quiere "creer en la voluntad del consistorio para solucionar este tema".

Público y privado

Quieren que se eliminen las pintadas tanto de las fachadas públicas como de las privadas debido a que "no es culpa del propietario que un desaprensivo agreda su pared". "Los particulares que cuidan sus casas son los primeros que se sienten violentados y maltratados" por las personas "que desprecian su propiedad", añade Fermoselle. Además, en la reunión recalcarán la importancia de la investigación de la autoría de las pintadas, pues "si este problema aumenta también es por la sensación de impunidad" de quien lo crea.

Costa d'en Sintes hace un año y ahora.
Carrer de la Palma, otro ejemplo del efecto llamada


La portavoz hace hincapié en la ilegalidad de las "pintadas vandálicas" y las distingue de otros tipos de disciplina: "Las personas que de verdad practican el arte urbano merecen que haya espacios donde puedan hacerlo". En este sentido, la organización también propondrá la apertura de "espacios de creación artística". "Para los que son de verdad artistas", añade.

Por otra parte, la asociación también solicitará al alcalde especial coordinación entre las instituciones que participen en la erradicación de los grafitis. La Policía Local, Emaya o las áreas de Cultura y de Infraestructuras de Cort, que ARCA destaca como importantes para la campaña de limpieza, han de "estar coordinadas conjuntamente".

El hincapié que la entidad proteccionista hace en este sentido se debe a que hasta ahora no ha habido ningún tipo de colaboración: "Cada uno se sentía responsable solo un poquito. Así no funciona". La organización tiene previsto solicitar reuniones con cada una de las instituciones pertinentes, además de la concretada con el primer edil.

Fermoselle sostiene que barrios como Santa Catalina, Es Jonquet o Els Hostalets ejemplifican el mensaje que quiere transmitir. La vicepresidenta de ARCA insiste en el "ambiente de desolación" que crean los grafitis en estas zonas de Palma. "Un paisaje tan maltratado produce perjuicios psicológicos en cualquier persona", añade.

Además, según la asociación, en los últimos años el Ayuntamiento sólo ha eliminado las pintadas que atentaban contra el honor, la libertad sexual, la religión o incluso el turismo. En este sentido, la portavoz cree que Cort no debería eludir la importancia de eliminar los demás grafitis.

Con todo, la organización sostiene que si no se eliminan los grafitis con urgencia, el problema será cada vez peor. "Si no se limpian las pintadas, se favorece que haya más".

Fermoselle se pregunta por último "qué concepto estamos dando de nuestra ciudad". Para ARCA, "la imagen es un activo cultural y económico de primera magnitud", y "maltratarla durante tanto tiempo está dejando un poso negativo en todos nosotros". Por ello, confía en que el encuentro, uno de los primeros que mantiene Hila con una entidad ciudadana, sea finalmente fructífero y Palma deje de estar llena de pintadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!