30 de abril de 2019
30.04.2019
Diario de Mallorca
Patrimonio

La Catedral de Mallorca revela los secretos de sus terrazas

Las visitas gratuitas permiten ver la campana más grande o el rosetón mayor de cerca - El 90% de los turnos de mayo ya se han cubierto

29.04.2019 | 21:48

Contemplar el rosetón mayor a escasos centímetros y desde fuera. Subir al campanario y ver cómo es n'Eloi, la campana de 4.500 kilos y de mayor tamaño de las nueve que hay... O simplemente fotografiar unas espectaculares panorámicas de Palma. Son algunos de los secretos que guardan las terrazas de la Seu, que a partir del próximo 2 de mayo se pueden visitar de nuevo, de manera gratuita y a diario para los residentes en Mallorca.

El 90% de los seis turnos de visitas diarias (a las 10, 11, 12, 16, 17 y 18 horas) para este mes de mayo ya se han cubierto, comenta Joan Pastor, director técnico y administrativo de la Seu. Es la respuesta "masiva" a la invitación para conocer gratuitamente esta parte de la catedral, dada la demanda que había entre los residentes.

Las visitas a las terrazas catedralicias se tienen que reservar a través de la página www.catedraldemallorca.org, pero como novedad, esta temporada se podrán comprar entradas en la misma entrada de la catedral, siempre que haya disponibilidad de plazas, anuncia Joan Pastor.

Además, a diferencia de otros años, a finales de este mes se podrán comprar entradas para cualquier día de la temporada de visitas, hasta finales de octubre.

Tras subir 215 peldaños, el visitante se encontrará en una primera zona de terrazas, desde la que podrá pasar junto al rosetón mayor y saber, entre otros datos, cuántas piezas lo conforman y echar un vistazo hacia el interior.

Contemplar los vitrales de la catedral desde una perspectiva imposible si no es desde las terrazas es otro de los atractivos que se descubren al visitante, comenta Pastor, quien asegura que sin duda, el gran atractivo de esta propuesta cultural es "disfrutar de las vistas, es lo que todo el mundo quiere fotografiar".

De paso, podrán observar muy de cerca los detalles arquitectónicos y elementos característicos del templo como sus contrafuertes o los dos pináculos correspondientes a la fachada que da a la Almudaina.

Pero no solo se trata de conocer la Seu, añade Joan Pastor, la visita, de una hora, sirve para contemplar parte del Palacio Episcopal y el Museo Diocesano, desde las alturas, o las torres de las iglesias más cercanas, como son Santa Clara, Sant Francesc y Santa Eulàlia...

Por seguridad, las visitas se limitan a un grupo de 25 personas en cada turno, mayores de 11 años y que no tengan problemas cardiorrespiratorios, vértigo o movilidad reducida. Cada menor de edad tiene que ir acompañados de un adulto, recuerda Pastor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!